Compromís quiere a Fraga, “el ministro de la censura”, fuera del Senado

Carles Mulet, senador
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El senador Carles Mulet lamenta que el que fuera líder de AP y del PP falleciera “sin ser juzgado como miembro de un gobierno golpista y genocida”. Compromís quiere que Manuel Fraga, que fue presidente de la Xunta de Galicia, así como líder de Alianza Popular y del PP, ‘desaparezca’ del Senado. El senador Carles Mulet ha registado esta mañana una petición dirigida a la Mesa del Senado y otra al presidente de esta Cámara, el popular Pio Garcia Escudero, solicitando la retirada del busto del político fallecido en 2012.
 
Según recuerda el representante de Compromís en su escrito, “la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconoce y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura” señala que las Administraciones públicas “tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura”.
 
De ahí, según el senador, su petición de retirar el busto de Fraga que hay enfrente del nuevo hemiciclo del Senado.
 
Mulet afirma que “esta persona falleció en 2012 sin ser juzgado por ningún tribunal español ni internacional como miembro de un gobierno golpista y genocida”, ya que fue “vicepresidente segundo y ministro de la Gobernación del régimen de Franco de 1975 a 1976 y Ministro de Información y Turismo de España de 1962 a 1969”.
 
“En cualquier democracia avanzada se le hubiera podido juzgar por delitos de lesa humanidad”, lamenta el senador, que remarca que “siendo ministro del gobierno se continuó asesinado a españoles por parte de ese gobierno golpista y sin legitimidad, como los casos de Julian Grimau, Delgado y Granados”.
 
El representante de Compromís también recoge en este escrito que “desde su puesto de ministro llamó por teléfono al padre del estudiante Enrique Ruano, asesinado por la policía política del régimen, para amenazarle con detener a su otra hija, Margot, también militante antifranquista, si no cesaba en sus protestas”.
 
“Siendo Fraga ministro del gobierno la Policía”, continúa, “asesinó a cinco personas en una huelga en Vitoria: Pedro María Martínez Ocio, Francisco Aznar, Romualdo Barroso, José Castillo y Bienvenido Pereda. Nunca pidió perdón por estos crímenes”. “Fue el ministro de la censura, de la persecución política, de la represión a los conciudadanos”, denuncia Mulet, que afirma que “sus manos y memoria están manchadas por los crímenes del franquismo”.
 
Tras insistir en que Fraga “nunca” pidió perdón, el senador de la formación valenciana sostiene que la presencia de su busto “es una afrenta y un insulto a todas las personas asesinadas o represaliadas por el gobierno del cual formó parte, a todas las víctimas del franquismo” y “ensucia el buen nombre del Senado”. Por ello, la necesidad de su retirada inmediata.