Botella ‘vende’ una fuerte rebaja del IBI que dependerá de su sucesor

Ana Botella, alcaldesa de Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La alcaldesa de Madrid ha anunciado hoy una bajada del 20% de media en el Impuesto de Bienes Inmuebles que entraría en vigor en 2016. La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha anunciado hoy una bajada del 20% de media en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) desde el 1 de enero de 2016 y rebajas fiscales en la Plusvalía, el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras y las tasas de licencias urbanísticas, argumentando que estas rebajas fiscales se hacen gracias al cumplimiento de los objetivos marcados en el Plan de Ajuste 2012-2022, cancelado ocho años antes de lo previsto.

Ana Botella deja, por tanto, esta potente rebaja del IBI, que situaría al impuesto en niveles de 2011, para el año siguiente de las elecciones, con lo que su aprobación dependerá del nuevo equipo de Gobierno que salga de las urnas en mayo de este año.

Según ha explicado la regidora esta rebaja del IBI, el principal tributo por recaudación en manos del Consistorio, supondrá un ahorro de unos 78 euros de media para el 99,7% de los contribuyentes, mientras que la medida tendrá un coste de 183 millones para el Ayuntamiento de Madrid.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella dice que esta nueva rebaja fiscal puede hacerse gracias al superávit de 1.389 millones de euros y al remanente de tesorería de 368 millones de euros con el que su Gobierno ha cerrado las cuentas de 2014.

En la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, que recoge Efe, la alcaldesa ha cifrado esta rebaja fiscal en unos 250 millones de euros y ha avanzado además que el Ayuntamiento destinará cerca de 400 millones de euros a inversiones, de los que 50 serán para actuaciones financieramente sostenibles.

Hay que recordar que -aunque Ana Botella anuncia una rebaja del 20% del IBI, que deja en manos de su sucesor- la alcaldesa decidió subir este impuesto sobre al vivienda un 6,4% en noviembre de 2013, lo que se tradujo en unos 23 euros más por familia