Parado, deprimido y sin casa. ¿Hay quién dé más?

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las dramáticas cifras de desempleo han sido el eje de las tertulias ya que, además de las cifras de la EPA, que hablan de casi seis millones de personas sin trabajo, que se han comentado en la COPE,  en la SER han hablado de una encuesta de la emisora sobre el efecto del paro en la vida de las personas. Del sondeo se desprende que el 25% de los parados ha tenido que dejar su casa, que casi la mitad, o sea tres millones de personas, ha caído en depresión, además de aumentar la desconfianza en la democracia.

Mariola Urrea  cree que los datos que aporta la encuesta sirve para confirmar una situación: estamos en alarma nacional. Un país como el nuestro no es sostenible con 46 millones de ciudadanos, 6 millones de parados, 8 millones de pensionistas y 16 millones trabajando. Lo que me preocupa menos es el porcentaje de gente altamente cualificada que sale a trabajar fuera, en términos sociales y de política, me preocupa más esa población desempleada sin formación que es muy difícil que vaya a encontrar empleo, cuya única salida es la protección social.

Elena Pisonero señala que “el barómetro humaniza los datos. Lo que apunta el barómetro me parece consistente con una situación de paro, con una muestra representativa del colectivo (mil encuestados); tenemos una situación que sólo conduce a la desesperanza”. Pero  a esta tertuliana le parece positivo  que se “apunta de cambio de pautas de comportamiento, puesto que la gente está empezando a actuar, ajustando sus presupuestos. “O buscamos oportunidades, nos formamos más y estudiamos más, no podemos quedarnos quietos. El movimiento que está empezando a haber es positivo”, concluyó.

En la COPE, Gustavo Villapalos señaló que la decisión anunciada ayer por Mariano Rajoy de  prorrogar el subsidio de 400 euros hasta que el paro baje al 20. es la “red mínima que tiene el Estado para sustentarse”. A pesar de ello, tildó las cifras de malas, aunque previsibles y señaló que de aquí a corto plazo la situación no va a mejorar.

Jesús Cacho consideró que no hay ninguna novedad en las cifras del desempleo, por desgracia. “El crack del ladrillo es el responsable, que no la Reforma Laboral, que debe hacer algo por crear trabajo”. Para él, la mejor opción es seguir el modelo estadounidense. Para Bieito Rubido el paro “lo están sobrellevando las familias”.