Los trabajadores de la Inspección de Trabajo comienzan sus movilizaciones antes de la huelga del día 30

Ministerio de Trabajo e Inmigracion

Ministerio de Trabajo

Los trabajadores de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social comienzan este martes sus movilizaciones antes de la jornada de huelga prevista para el próximo día 30, que de consumarse será la primera de la historia en este departamento.

Los sindicatos han convocado concentraciones ante las oficinas de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social para este martes, 22 de marzo, en protesta por los incumplimientos del Gobierno respecto al refuerzo de este servicio público. Los trabajadores del organismo están llamados a sumarse a esta movilización, que tendrá lugar entre las 12:00 y las 12:30 horas y que supone un preámbulo para la primera jornada de huelga, prevista para el día 30 de marzo.

La plantilla está compuesta por 2.200 trabajadores de inspección activa y otros 800 de personal de apoyo; es decir, “la Inspección de Trabajo recae sobre una plantilla de 3.000 personas mientras que la población activa española se sitúa en los 20 millones”, critica CSIF, uno de los sindicatos convocantes.

“Con estos datos, entendemos que el sistema está condenado al fracaso con recursos insuficientes y una plantilla completamente desbordada ante las necesidades que plantean las relaciones laborales”, denuncia CSIF. A todo ello se suman las “numerosas modificaciones legales” que se han producido durante la pandemia, los constantes movimientos de ERTES y los que tendrán lugar como consecuencia de la crisis por la invasión de Ucrania.

CCOO recuerda además que el pasado 7 de julio se firmó un acuerdo en defensa de la plantilla, refrendado por toda la representación, y lamenta  que hasta ahora no se haya materializado el mismo, a pesar de las “urgentes carencias del organismo”. Asimismo alerta de que “la falta de efectivos, de medios adecuados y de recursos técnicos no puede sustituirse con palabras de reconocimiento, como la celebración del 116 aniversario de la Inspección, sino que debe concretarse en hechos”.

El sindicato, que pide soluciones “urgentes”, cree  que existe un acuerdo que recoge un primer escalón de las mismas y “que puede, y debiera, ser la piedra angular en la que soportar el proceso de modernización y fortalecimiento de este organismo”.

CCOO insiste en que se cumplen “todas las condiciones” para poner en marcha las medidas pactadas. “Son coherentes con el Plan Estratégico de la Inspección 2021-2023, cuentan con financiación en el presupuesto aprobado al organismo en este ejercicio y nadie puede poner en duda en estos momentos la centralidad de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social y su importancia en un mundo laboral cada vez más complejo”.