Los empresarios, contra Cifuentes por su plan para regular los pisos turísticos

Cristina Cifuentes en la Asamblea de CEIM.
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La CEIM Confederación Empresarial de Madrid-CEOE ha concretado sus alegaciones al proyecto de la Comunidad de Madrid para regular el alquiler turístico de viviendas. La patronal madrileña ya había mostrado su rechazo al plan de Cristina Cifuentes, presidenta regional, por considerar que no resuelve “los problemas generados por la oferta descontrolada de alojamientos turísticos, tales como el intrusismo y la competencia desleal”.

En un comunicado detallan hoy su alegato, cuyo primer punto es pedir que el fenómeno se aborde “con una norma que tenga rango de Ley en la Comunidad de Madrid”, eliminando las “incoherencias” sobre quién tiene las competencias para modificar el decreto de usos turísticos.

Los empresarios madrileños también quieren que esa ley exija asu vez el cumplimiento de las ordenanzas municipales en materia urbanística.

Rechazan la posibilidad de que las viviendas de uso turístico puedan ser alquiladas por habitaciones y piden límites al número de días que las viviendas de uso turístico puedan ser alquiladas anualmente: ambas peticiones compartidas con el Ayuntamiento de Manuela Carmena.

Abogan por “flexibilizar los requisitos” para que las comunidades de propietarios puedan decidir sobre el alquiler turístico en sus edificios, ya sea para oponerse o autorizándolo, y creen que hay que endurecer las condiciones que Cifuentes fijó en el nuevo “Certificado de Idoneidad de Viviendas de Uso Turístico (CIVUT)”.

Para frenar la competencia desleal con los hoteleros de Madrid, la CEIM quiere que la actividad de estos pisos turísticos se califique expresamente como “actividad económica”, y que exista un documento contractual entre propietario y usuario del piso en alquiler turístico.

Por último, piden que estas viviendas coloquen una placa distintiva en el exterior con las siglas VUT (Viviendas de Uso Turístico) y que su adecuación a la nueva normativa no tenga de plazo dos años, como propone Cifuentes, sino que se limite a tres meses desde su aprobación.

Proponen igualmente “tipificar como infracción muy grave la actividad clandestina, que no cumpla los requisitos impuestos en la norma”.

Los vecinos quieren una moratoria

Este plan ha cosechado una gran oposición de vecinos, hoteleros, Ayuntamiento y hasta del Colegio de Administradores de Fincas de Madrid. Esta misma mañana las asociaciones vecinales han registrado una propuesta en el portal de participación del Ayuntamiento, Madrid Decide, para lograr “los 27.054 apoyos que son necesarios para que se transforme en una consulta ciudadana vinculante”.

Bajo el título “Moratoria turística en el centro de Madrid”, registrada en el portal de participación ciudadana por la plataforma “Lavapiés, ¿dónde vas?”, donde esta y otras 14 plataformas vecinales proponen “la redacción de un Plan Especial de Ordenación Turística de la Ciudad y una moratoria en la concesión de licencias tanto de pisos turísticos, como de hoteles, etc., durante el proceso”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish