La inflación de Alemania alcanza un nuevo récord y añade más presión al BCE

Supermercado alimentos precios compras comida

Alimentos

La inflación alemana ha alcanzado otro máximo histórico y añade presión a la retirada de estímulos del Banco Central Europeo (BCE), en un día en el que se ha conocido también que los precios en España han vuelto a subir, superando además las previsiones del mercado.

Impulsados por el aumento de los costes de la energía y los alimentos, los datos publicados el lunes mostraron que los precios al consumo en la mayor economía del continente aumentaron en mayo un 8,7% con respecto al año anterior. Los analistas encuestados por Bloomberg preveían un avance del 8,1%. Se trata de la cifra más elevada de toda la serie histórica, que se inició en 1991 tras la reunificación del país.

El informe de Destatis, la oficina alemana de estadística, se conoce apenas 10 días antes de que crucial reunión del BCE que supondrá el fin de la compra de activos a gran escala y donde se confirmarán las subidas de tipos de interés en julio por primera vez en más de una década. Algunos miembros de la autoridad monetaria han planteado incluso la idea de que las tasas suban medio punto, en lugar del cuarto de punto que apoya la mayoría.

Según recoge Bloomberg, los mercados monetarios apuestan por una subida de tipos de 113 puntos básicos a finales de año, tres puntos más que el viernes. Los bonos alemanes mantuvieron los descensos, con la rentabilidad de referencia a 10 años ocho puntos básicos más, hasta el 1,05%.

Las cifras de inflación también aumentan la presión sobre el Gobierno, ya que los hogares se ven aún más presionados. El ministro de Economía, Christian Lindner, calificó el lunes la lucha contra la subida de los precios de «máxima prioridad», al tiempo que abogó por el fin de la política fiscal expansiva.

UN ENORME RIESGO ECONÓMICO

«La inflación es un enorme riesgo económico», dijo Lindner en una conferencia de prensa en Berlín. «Debemos combatirla para que no se produzca una crisis económica y se consolide una espiral en la que la inflación se alimente de sí misma».

Los responsables de la política del BCE, incluida su presidenta, Christine Lagarde, han expresado inquietudes similares, preocupados por el riesgo de que el fuerte crecimiento de los precios se consolide y frene el consumo, en un momento en que la industria sufre los persistentes cuellos de botella de la oferta y la incertidumbre sobre el suministro energético tras la invasión rusa de Ucrania.

Las decisiones del BCE en junio se guiarán por nuevas proyecciones económicas que probablemente muestren que las presiones de los precios en el conjunto de la zona del euro se mantendrán por encima del objetivo del 2% en 2023 y 2024. El IPC del bLoque correspondiente al mes de mayo se publicará este martes.

Esta mañana, el INE informó de una inesperada aceleración de la inflación hasta el 8,7% en mayo.  Por su parte, la tasa de variación anual estimada de la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumenta cinco décimas, hasta el 4,9%. De confirmarse, “sería la más alta desde octubre de 1995”.

La tasa de variación anual estimada del IPCA se ha situado en el 8,5%, dos décimas superior a la registrada el mes anterior.