La banca impulsa un aluvión de ampliaciones de capital sin precedentes en Europa

Billetes euro
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

La necesidad de recapitalización de la banca europea va camino de marcar otro récord. En solo cuatro meses, el lanzamiento de ampliaciones de capital por parte de bancos ha provocado que el volumen captado por el conjunto de las cotizadas de la región en este tipo de operaciones supere ya la suma total de cierre anual de los dos últimos ejercicios.

A lo largo de los cuatro primeros meses de este año, las cotizadas europeas han levantado cerca de 34.000 millones de euros mediante ampliaciones de capital con derechos de suscripción preferente. Una cota a la que los bancos de la región han contribuido sobremanera al protagonizar algunas de las emisiones de nuevas acciones más abultadas que se recuerdan en años recientes. Tales han sido los casos de Deutsche Bank y Unicredito.

El montante alcanzado al cierre del pasado ejercicio 2016 se quedó en 24.900 millones de euros, una cifra sensiblemente inferior a la que ya se ha alcanzado en solo el primer tercio del año en curso. En 2015, cuando las ampliaciones de esta tipología fueron ligeramente más numerosas, la captación de capitales se quedó en 26.200 millones, siempre según datos del bróker Olivetree Financial. Esta última cifra se ha superado ya, al término de abril, en casi un 30%.

Dos son las entidades que han llevado la delantera en este aluvión de ampliaciones de capital. El alemán Deutsche Bank ha captado 8.000 millones de euros con su última emisión de nuevas acciones con derecho de suscripción preferente, mientras que el italiano Unicredito ha logrado levantar de entre sus antiguos inversores 13.000 millones. En ambos casos, una medida de urgencia para recuperar solidez financiera y que llevó aparejado un contundente castigo en Bolsa.

Las ampliaciones de capital con derecho de suscripción preferente son, de hecho, el método más empleado por las entidades del Viejo Continente para aumentar su financiación disponible por suponer unos costes muy inferiores a otras opciones. Además, las entidades fichan a otros compañeros de negocio para que las operaciones de este tipo lleguen a buen término, con lo que el negocio se multiplica.

En cualquier caso, estas emisiones de nuevos títulos en los que se reserva a los antiguos accionistas el derecho de mantener invariable su posición relativa evitando cualquier dilución, pueden tener otro objetivo: contar con caja suficiente como para proceder a una adquisición. En este sentido, el fuerte proceso de concentración bancaria que se ha producido en los últimos tiempos en Europa está en línea con la creciente recurrencia con la que los bancos han acudido a estas ampliaciones de capital.

Italia y Suiza, en el foco de las nuevas emisiones

Los próximos meses podrían ser de nuevo especialmente activos. Solo en el mercado español, dos posibles casos están sobre la mesa para aupar aún más el volumen alcanzado con estas ampliaciones. El primero y más probable de ellos es el de Popular, cuyo actual equipo directivo ha apuntado hacia la emisión de nuevas acciones como vía probable para su definitivo saneamiento. El segundo, y más incierto, podría darse en Bankia para asumir el control del también nacionalizado Banco Mare Nostrum (BMN).

Mientras las operaciones entre bancos españoles se concretan, otras grandes firmas europeas ajenas al sector financiero están pendientes de cerrar sus propias macroemisiones. Este es el caso de la farmacéutica suiza Lonza, que está en proceso de levantar 2.300 millones de francos, unos 2.100 millones de euros al cambio, para hacerse con el control de su rival estadounidense Capsugel. En este mismo país, Credit Suisse ha cerrado la venta de nuevas acciones por 4.000 millones de francos.

Con este panorama y las previsiones que ya se van dibujando para los próximos meses, Olivetree Financial estima que este 2017 se batirán todos los registros históricos en operaciones de este tipo. Italia, donde la reestructuración bancaria sigue pendiente de llevarse a término en su mayor parte, se postula como epicentro del aluvión que todavía está por venir antes de que acabe el año.