Johnson amenaza con el ‘cierre’ de Reino Unido si los ciudadanos ignoran las recomendaciones

El primer ministro Boris Johnson habla ante los diputados británicos durante una sesión parlamentaria, el 22 de enero de 2020 en Londres
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Hasta el momento, el primer ministro británico, Boris Johnson, se había resistido a seguir los pasos de España, Francia e Italia, pero el aumento de los casos de coronavirus en Reino Unido podría obligar a su Gobierno a tomar “medidas más duras”, incluyendo un cierre total del país, si los ciudadanos continúan ignorando los llamamientos a detener las reuniones sociales.

“Tenemos que pensar en el tipo de medidas que hemos visto en otros lugares, en otros países que se han visto obligados a introducir restricciones a los movimientos de las personas en conjunto”, dijo Johnson en una conferencia de prensa televisada el domingo. “Algunas personas no nos lo están poniendo fácil porque se están congregando de una manera que ayuda a propagar la enfermedad”.

La situación actual “solo puede preservarse realmente si todos actúan de manera responsable”, avisó Johnson sobre la restricción del derecho de las personas a salir al exterior si no se atienen a las normas de distanciamiento social. “Si no podemos hacer eso, entonces, sí, me temo que vamos a tener que traer medidas más duras”.

El Gobierno británico analizará en las próximas 24 horas estas nuevas medidas si los británicos siguen sin cumplir con el distanciamiento social. Las declaraciones de Johnson llegan después de que este fin de semana los periódicos estuviesen repletos de informaciones sobre personas que se reúnen en parques y viajan a ciudades costeras, mientras el coronavirus sigue propagándose por el país, con más de 5.500 casos y 281 muertos.

La enfermedad se está propagando más rápidamente en Londres, donde el alcalde, Sadiq Khan, ya ha advertido de que la policía podría necesitar usar los poderes previstos en la ley de emergencia para disolver las reuniones.

El Gobierno de Johnson ha ido paulatinamente cambiando su discurso según ha ido avanzando la enfermedad. La semana pasada ya implementó medidas más duras, con la orden de cerrar las escuelas y las instalaciones de ocio, y la instrucción a la gente de permanecer en sus casas. La última medida es decirle a 1,5 millones de personas con problemas de salud que se aíslen por lo menos durante tres meses. El gobierno se comprometió a usar los consejos locales e incluso el personal militar para asegurar que obtengan la comida y las medicinas que necesiten.

Además, el Ejecutivo emitió nuevas directrices sobre los viajes internos en el Reino Unido, llamando a la gente a no visitar segundas residencias o casas de vacaciones.

De acuerdo con el periódico francés Liberation, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, llamó a Johnson el viernes por la mañana para decirle que el país cerraría sus fronteras a los viajeros procedentes de ReinoUnido si Johnson no tomaba más medidas para detener la propagación del coronavirus, horas antes de que el primer ministro británico ordenara el cierre de pubs, restaurantes y centros de ocio.