ING cobrará comisiones por su Cuenta Naranja

Sucursal de ING
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La tendencia de los bancos de endurecer los requisitos de vinculación de sus clientes a cambio de librarles de las comisiones llega también a la conocida Cuenta Naranja de ING. El banco holandés cobrará diez euros al mes a sus clientes que no dispongan de la nómina domiciliada y tengan un saldo superior a 30.000 euros.

El banco naranja cambiará la estrategia de la Cuenta Naranja a partir de abril, incluyendo una nueva comisión de diez euros al mes a los clientes que no dispongan de una nómina en su Cuenta Nómina de ING y mantengan más de 30.000 euros en la Cuenta Naranja. Los clientes con un saldo medio inferior a esa cifra estarán exentos de la comisión, aunque también verán como desaparece el interés de la cuenta, que era de un 0,01% TAE.

El movimiento del banco naranja llega en un momento en que las entidades están variando sus estrategias ante el prolongado horizonte de tipos bajos y negativos que se vislumbra, exigiendo una mayor vinculación a los clientes que no quieran pagar comisiones.

Hace justo una semana, Banco Santander lanzó Santander One, un nuevo modelo para particulares y empresas basado en una cuenta única asociada a servicios esenciales, que también obliga a una mayor vinculación para evitar el pago de comisiones. En el caso de los particulares, la nueva cuenta, que lleva asociadas tarjetas de crédito y débito, sustituye al resto de cuentas en comercialización hasta la fecha –Cuenta 123, Cuenta Día a Día, Cuenta Zero 123, Cuenta 81, o o Cuenta Estándar-.Únicamente continúan disponibles la Cuenta Smart para jóvenes, la Cuenta Mini para niños y la Cuenta Básica.

La nueva cuenta está exenta de comisiones para aquellos clientes considerados vinculados. Para ello, deben tener domiciliada su nómina o pensión y tres recibos domiciliados, así como contratar un producto de financiación (préstamos, hipoteca o renting), de ahorro (fondo de inversión, plan de pensiones, seguro de ahorro…) o de protección (seguro de hogar, auto, vida, accidentes…).

Los clientes que sólo tengan nómina o ingresos, o sólo un producto de ahorro, financiación o protección, pagarán 10 euros al mes por el mantenimiento de la cuenta y los servicios esenciales. Si no se cumple al menos unas de esas dos condiciones, los clientes pagarán 20 euros al mes.