Energía

Los precios del gas en Europa vuelven a subir tras las fugas en Nord Stream

Un F16 detecta una fuga de gas en uno de los tramos del gaseoducto Nord Stream en la isla danesa de Bornholm.

Instalaciones del gasoducto Nord Stream 1 en la estación receptora de Lubmin, en Alemania. El gasoducto que provee a Alemania desde Rusia se cerrará por tareas anuales de mantenimiento el 11 de julio, por un lapso previsto de unos diez días. Foto: Jens Büttner/dpa

Instalaciones del gasoducto Nord Stream 1 en la estación receptora de Lubmin, en Alemania. Foto: Jens Büttner/dpa

Los precios del gas natural europeo vuelven avanzar tras cuatro días de pérdidas después de que se haya conocido que hay fugas en el gasoducto Nord Stream. Aunque esta infraestructura se cerró este mes y no supone ningún impacto en los suministros, añade más incertidumbre y volatilidad al mercado.

Así, los futuros de referencia del gas subían esta mañana en Ámsterdam un 3,3%, desde sus mínimos de los últimos dos meses, hasta los 179 euros por megavatio hora (MWh).

Tras detectarse la fuga, las autoridades marítimas danesas han emitido un aviso de navegación y establecido una zona de prohibición con un radio de al menos nueve millas náuticas, que corresponden a poco más de 16 kilómetros, alrededor del gaseoducto.Un avión danés F16 ha detectado y fotografiado este lunes una fuga de gas en uno de los tramos del gaseoducto Nord Stream 2 en la isla danesa de Bornholm, según ha confirmado el Centro de Operaciones Conjuntas (JOC) al diario ‘Jyllands-Posten’.

Según el representante de Nord Stream 2 AG, Ulrich Lissek, citado por la agencia alemana DPA, “probablemente apareció un agujero en alguna parte” a lo largo de la tubería, lo que hizo que bajara bruscamente la presión en dicho tramo del gaseoducto.

Los servicios costeros de Alemania, Dinamarca, Suecia, Finlandia y Rusia también han sido notificados de inmediato ante la fuga de gas, que afecta a la zona económica exclusiva (ZEE) de Dinamarca, según ha recogido la agencia de noticias TASS. Más tarde el gasoducto submarino Nord Stream 1 ha detectado una caída de la presión del gas procedente de Rusia enviado hacia Alemania y que afecta a las dos líneas del conducto.

Aunque ambos gasoductos están cerrados y sin funcionamiento, están llenos de gas, que debe mantenerse a una presión constante.

Un portavoz del operador del Nord Stream 1, Nord Stream AG, ha explicado en declaraciones a la agencia de noticias DPA que ya se están investigando las causas.

Las fuertes importaciones de gas natural licuado, unas reservas de gas al 88% de su capacidad, la mejora de la generación eólica en algunas partes de Europa y los pronósticos de tiempo templado para octubre también han ayudado a mantener los precios bajo control después del repunte en agosto.

Mientras, se espera que la Comisión Europea presente la semana que viene su plan detallado de propuestas para frenar la peor crisis energética de la región en décadas, con el objetivo de reducir los precios del gas y la volatilidad del mercado.

Más información