El PP abandonará la sede de Génova con sus arcas mermadas tras los desastres electorales

Sede del PP Partido Popular Genova

Sede nacional del PP.

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El PP se va de Génova 13. El líder del partido, Pablo Casado, ha anunciado que la formación se buscará una nueva ubicación para su sede nacional. Los populares harán las maletas. “No debemos seguir en un edificio cuya reforma se está investigando en los tribunales”, ha defendido el presidente del partido, que responde de esta manera a las revelaciones en torno al ‘caso Bárcenas’ y la supuesta caja b del PP. La otra cara de esta decisión son los reveses electorales han hecho mella en las arcas, que se han visto mermadas por la pérdida de representación.

Durante su intervención ante el Comité Ejecutivo Nacional del PP Casado ha dado cuenta también de la creación de un departamento de ‘compliance’ que “establecerá mecanismos de transparencia, rendición de cuentas y un canal anónimo de denuncias”. Algo habitual en las “grandes empresas”, ha destacado el popular, que ha remarcado que “cualquier conducta no ejemplar no forma parte del patrimonio a defender del PP”.

La dirección muestra así su intención de romper definitiva con el ‘viejo PP’. Tal es así, que ha adelantado que desde este mismo martes la cúpula no dará más explicaciones sobre “ninguna cuestión pasada que corresponda a una acción personal que no haya sido en beneficio del partido o incluso haya podido perjudicarle”.

“Sencillamente no nos lo podemos permitir con el calendario judicial que se avecina”, ha manifestado Pablo Casado, que ha apuntado que “el coste electoral ha sido y es tremendo, y el daño para la urgente alternativa que necesita España es inasumible”. Para el popular, “hay que dejar de preocuparnos por nuestro pasado y ocuparnos del futuro que proponemos para los españoles”. Es más, ha dejado claro que “las hipotecas en política no son hereditarias, no lo han sido para ningún otro partido y no deben serlo para el nuestro.

No podemos seguir pagando facturas de cuestiones que ni conocemos, ni tienen nada que ver con un legado impecable de defensa de la libertad y de España, que costó la vida a 24 compañeros, y por el que otros miles han consagrado su vida al servicio público”.

Junto a esto, el líder del PP ha anunciado la celebración de una convención nacional este otoño. En ella “empezaremos ya a trabajar lanzando un documento político estratégico como convocatoria abierta a los españoles, incorporando a representantes de la sociedad civil, distintos sectores y captando talento dentro y fuera” del partido. El objetivo es que “vuelvan los que se han marchado, queremos que vengan muchos más que nunca habían estado, queremos que no se vaya nadie”, ha continuado.

Dicho esto, ha reafirmado su planteamiento “de ampliar nuestra base electoral en el centro político” y lo quiere hacer “abriendo más los brazos para albergar a más gente, vengan del proyecto político que vengan, siempre que compartan los principios y valores constitucionales y europeístas”.

La idea de alquilar la sede nacional ya sobrevolaba el horizonte en los últimos años. Según publicó El Confidencial en 2019, la dirección del PP ya manejaba la opción de alquilar todo o parte del edificio de Génova para tener efectivo debido a los reveses electorales. Algo que provocó plantas con despachos vacíos.

El PP compró en 2006 el edificio a Mapfre, que hasta el momento alquilaba por 37 millones de euros, con un crédito hipotecario del que todavía debe unos 10 millones.*

Un agujero de 5 millones tras las generales

El PP sufrió unas pérdidas de 5,7 millones de euros en el ejercicio 2019 frente a las ganancias de 3,4 millones un año antes, según las últimas cuentas publicadas en su portal de transparencia. Los descalabros electorales dejaron mella en los ingresos que obtiene por la vía de las subvenciones. La tesorería del partido sufrió una merma de cinco millones de euros tras los resultados obtenidos en las elecciones generales de abril de 2019, en las que la formación de Pablo Casado pasó de los 137 diputados y 130 senadores de 2016 a los 66 diputados y 56 senadores.

Además, la deuda también se disparó. Según el informe del PP, el endeudamiento a cierre de 2019 se situó en 38,2 millones de euros, un 50% más que el ejercicio anterior, sobre todo por el crecimiento de la deuda con entidades de crédito, que alcanzó los 37,8 millones.

* En una versión anterior se indicaba por error que el partido compró el edificio a Grupo Villar Mir.

 

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA