El lapsus de Sánchez con Rufián: “Que me espíen vale, pero que me llame Abascal ya me fastidia”

Gabriel Rufián

El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián. (Foto: Congreso)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha protagonizado uno de los momentos políticos del día al equivocarse de apellido cuando se disponía a responder a Gabriel Rufián en la sesión de control del Congreso. “Hay lapsus imperdonables y este lo es”, ha reconocido cuando tras dirigirse al portavoz de ERC como “señor Abascal”.

“Señor Abascal, mejor dicho, señor Rufián”, arrancaba Sánchez su respuesta al dirigente de Esquerra despertando las risas del hemiciclo. “Discúlpeme, ha sido un lapsus imperdonable”, ha señalado a continuación, tras lo que ha defendido la “voluntad” del Ejecutivo “de esclarecer los hechos” relacionados con el espionaje a políticos independentistas con el programa Pegasus. Según el presidente, el Gobierno quiere hacerlo “con transparencia, con objetividad, con rendición de cuentas y atendiéndonos a la legalidad”. El socialista ha dejado clara su apuesta “por el diálogo” y ha pedido “reconstruir la confianza”.

“Que me espíen vale, pero que me llamen Abascal me fastidia”, ha respondido en tono de broma Rufián. Después de esto, ha afirmado que “por supuesto que el Estado ha espiado, espía y espiará de forma alegal”. Algo que conoce, ha destacado, “porque me lo han dicho sus cargos de Interior y sus cargos de Interior (señalando a las bancadas del PSOE y PP) de los últimos 40 años en tres comisiones de investigación”.

La pregunta, ha remarcado, es “si esta vez ustedes lo ordenaron”. En su opinión, “si lo ordenaron es terriblemente grave, pero si no lo ordenaron es aún más terriblemente grave, porque significa que no han limpiado sus cloacas”. “Cuando no se limpian las cloacas se llenan de ratas y las ratas se lo comen todo”, ha advertido Rufián.

“Al PSOE igual, quizás, no le gusta ERC, no le gusta Bildu, Compromís, Más País, PDeCAT, no le gusta Unidas Podemos, no pasa nada, díganlo”, ha instado a Sánchez. Y es que, “tienen una alternativa: el PP, que es de centro penitenciario”. Eso sí, ha defendido que “sus votantes lo tienen que saber”.

Dicho esto, ha remarcado la “apuesta por palabra, el diálogo y la negociación” de su partido, “pero por el momento pídale el teléfono al señor Casero”, en referencia al diputado del PP cuyo error logró que saliera adelante la reforma laboral. Un claro aviso al Gobierno de que no cuenta con su apoyo para sacar este jueves el plan anticrisis.