El Gobierno prorroga hasta 2023 el plazo para privatizar Bankia en plena fusión con CaixaBank

Bankia

Sede de Bankia. Autor: Bankia

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Gobierno ha decidido ampliar de nuevo en dos años el plazo previsto para que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) complete su desinversión en Bankia. De este modo, la fecha límite se extiende a diciembre de 2023, según ha explicado hoy la portavoz del Ejecutivo y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que ha abogado por “maximizar” la recuperación de las ayudas públicas.

En la comparecencia tras la habitual reunión semanal del Consejo de Ministros, Montero ha explicado que la decisión del Gobierno de prorrogar el plazo de desinversión en Bankia tiene como objetivo “facilitar la utilización más eficiente de los recursos públicos” y “maximizar la recuperación de las ayudas públicas”. Se otorga además más “flexibilidad” al FROB para aprovechar las “coyunturas favorables” que puedan surgir en el mercado.

El FROB controla actualmente un 68,1% del capital de Bankia, si bien la entidad se encuentra en pleno proceso de fusión con CaixaBank. Una vez que se cierre esta operación, algo que se espera para el primer trimestre, la participación pública en la nueva entidad se reducirá al 16,11%.

Bankia, que fue rescatada en 2012, debía haber vuelto a manos privadas en un plazo de cinco años (2017), pero ya el anterior Ejecutivo de Mariano Rajoy decidió prorrogar el plazo dos años, hasta finales de 2019. Una decisión que fue replicada de nuevo por el Gobierno de Pedro Sánchez en 2018, ampliando el plazo hasta 2021. De este modo, la de hoy es la tercera prórroga, con la que el plazo queda de momento fijado en diciembre de 2023.

La tortuosa privatización de Bankia

En febrero de 2014, cuando era ministro el ahora vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, el FROB inició la privatización de Bankia con la venta de un paquete del 7,5% del capital por 1,51 euros por acción, recuperando 1.304 millones de euros del rescate del banco. La operación suponía unas plusvalías de más de 300 millones de euros, desatando cierto optimismo del montante que podría recuperarse de las ayudas totales.

Hasta ahora, sin embargo, solo se ha podido realizar otra colocación, en diciembre de 2017. En ella el FROB colocó un 7% del capital por 818,30 millones de euros, una cifra muy inferior a la de la primera venta. Aunque la operación se cerró a 4,06 euros por acción, por medio el banco había realizado un contrasplit en una proporción de cuatro acciones a una. Es decir, los 1,51 euros de cotización durante la primera venta se corresponderían a 6,04 euros en la cotización actual.

El grupo BFA-Bankia recibió una inyección de 22.424 millones de euros, de los que 10.620 millones fueron a parar directamente a Bankia (la filial cotizada). Posteriormente, el grupo absorbió BMN, que había recibido un rescate de 1.645 millones de euros, situando la cifra total en 24.069 millones. Si se suman los pagos de dividendos a la venta de paquetes accionariales, el Estado ha recuperado unos 3.300 millones de euros.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish