El BCE promete un mecanismo para proteger al sur de Europa de posibles crisis de deuda

La presidenta del BCE, Christine Lagarde

La presidenta del BCE, Christine Lagarde

El Banco Central Europeo (BCE) se ha comprometido a acelerar la creación de un “nuevo instrumento antifragmentación” del euro para hacer frente al aumento de los costes de financiación de las economías más endeudadas del bloque ante la perspectiva de los primeros aumentos de tipos de interés en más de una década.

Tras una reunión de urgencia celebrada el miércoles, convocada después de que los rendimientos de la deuda italiana alcanzaran su nivel más alto desde la crisis de la deuda soberana europea, el consejo de Gobierno del BCE ha dicho también que aplicaría flexibilidad en la reinversión de los reembolsos vencidos en la cartera del programa de compras de emergencia frente a la pandemia (PEPP).

Los analistas han calculado que el BCE podría reunir 200.000 millones de euros de potencia adicional para comprar bonos de gobiernos vulnerables mediante estas reinversiones.

“La pandemia ha dejado vulnerabilidades duraderas en la economía de la zona del euro que están contribuyendo a la transmisión desigual de la normalización de nuestra política monetaria entre las distintas jurisdicciones”, ha señalado el BCE en un comunicado enviado tras la reunión.

GANAR TIEMPO

Con esta decisión, el organismo que preside Christine Lagarde parece al menos haber ganado tiempo. Aunque las rentabilidades de la deuda de países como España e Italia han reaccionado con leves subidas en los mercados secundarios, aún se encuentran lejos de los niveles alcanzados ayer.

En el caso de los bonos de España a 10 años, el yield ha bajado hasta el 2,83%, un 8,5% por debajo del cierre del martes que superó el 3%. Mientras, el bono italiano de referencia desciende hasta el 3,85% y se aleja de la rentabilidad del 4,18% con la que cerró ayer.

Además, la prima de riesgo italiana baja ya hasta los 224 puntos básicos, con lo que se aparta del umbral de los 250 puntos y que los analistas consideran “zona de peligro”. El riesgo país de España también baja hasta los 123,3 puntos básicos.

El BCE sorprendió esta mañana al anunciar una reunión no programada para analizar la situación del mercado, que se ha deteriorado notablemente desde que la semana pasada esbozara sus planes para elevar tipos de interés desde sus mínimos históricos.

¿ES POSIBLE CONTROLAR LA INFLACIÓN SIN DAÑAR AL SUR?

Los inversores han puesto en cuestión que la autoridad monetaria pueda elevar el precio del dinero para combatir la elevada inflación de la zona del euro y, al mismo tiempo, mantener controlados los rendimientos de la deuda de los miembros más endeudados del bloque.

La última vez que el BCE convocó una reunión no programada del consejo fue al comienzo de la pandemia, en marzo de 2020, cuando lanzó un amplio plan de compra de bonos para contrarrestar las fuertes ventas de la deuda de los países más vulnerables de la eurozona.

EL TURNO DE LA RESERVA FEDERAL

En esta ocasión, el cónclave del BCE se ha producido horas antes de la decisión de política monetaria de la Reserva Federal de este miércoles. El mercado espera que el banco central estadounidense suba los tipos de interés de referencia en 0,75 puntos porcentuales.