El BCE no tiene «límites» para defender el euro de las turbulencias de la deuda, asegura Schnabel

Banco Central Europeo BCE

BCE

El Banco Central Europeo «no tiene límites» en su compromiso de defender el euro, aseguró este martes Isabel Schnabel, miembro del consejo de gobierno de la autoridad monetaria. También enfatizó su voluntad de lanzar un nuevo instrumento que contrarreste cualquier aumento “desordenado” en los costes de endeudamiento de las economías más débiles de la eurozona.

Los comentarios de Schnabel formaron parte de un discurso ante los estudiantes de la Universidad Panthéon-Sorbonne en París, diseñado para tranquilizar a los inversores de que el BCE está decidido a evitar que una reciente liquidación de bonos de ciertos países desencadene otra crisis de deuda en la región. De hecho, este miércoles ha convocado de urgencia a su consejo de gobierno y el mercado espera que se anuncien medidas en este sentido.

El coste de financiación para países muy endeudados como Italia y España se han disparado a máximos de ocho años desde que el BCE señaló la semana pasada el fin de la política monetaria ultralaxa de la última década, al anunciar planes para dejar de comprar más bonos y comenzar a aumentar los intereses.

La falta de detalles del BCE sobre cuándo o cómo intervendría para hacer frente a la fragmentación de los mercados financieros ha preocupado a los inversores y ha provocado una venta masiva en los mercados de bonos que ha afectado más a la deuda de los países más vulnerables del sur de Europa que a sus vecinos del norte.

La rentabilidad del bono español a 10 años llegó a tocar ayer el 3 por primera vez desde 2014, un yield semejante al del bono de referencia portugués. En Grecia rebasó el 4,5% y en Italia el 4%. De hecho, la primera de riesgo italiana superó los 250 puntos básicos, un umbral que los analistas consideran “zona de peligro”.

“Nuestro compromiso con el euro es nuestra herramienta antifragmentación. Este compromiso no tiene límites. Y nuestro historial de intervenir cuando es necesario respalda este compromiso”, señaló Schnabel, según recoge Financial Times.

POCOS DETALLES

Sin embargo, dio pocos detalles nuevos sobre lo que el BCE está considerando como respuesta. “Reaccionaremos a las nuevas emergencias con las herramientas existentes y potencialmente nuevas”, dijo. “Estas herramientas podrían volver a tener un aspecto diferente, con distintas condiciones, duración y salvaguardias para mantenerse firmemente dentro de nuestro mandato”, añadió.

Una mayor fragmentación de los costes de endeudamiento de los Estados miembros marcaría el regreso a los días anteriores a que el BCE comenzara a comprar bonos en 2014, un momento en el que la amenaza de una crisis de deuda en las economías más débiles corría el riesgo de desencadenar una ruptura de la zona monetaria.

Pero según el rotativo británico, la mayoría de los miembros del consejo de gobierno del BCE creen que no tiene sentido anunciar un nuevo instrumento para hacer frente a este riesgo hasta que no se materialice, porque podría ser bloqueado por los propios abogados del BCE por no ser «proporcionado» o atraer un recurso en el Tribunal Constitucional de Alemania.