La PAH vuelve a la carga contra Blackstone

Manifestación de la PAH

La plataforma denuncia “prácticas intimidatorias” del fondo buitre, que se hizo hace un año con las hipotecas problemáticas de CatalunyaCaixa. La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) retoma su batalla contra Blackstone, el fondo estadounidense que hace ahora un año se hizo con la cartera hipotecaria ‘problemática’ de CatalunyaCaixa, y al que acusa de someter a “unas condiciones de vida límites” a las familias que viven en las viviendas hipotecadas.

“Blackstone y su filial Anticipa han llevado a cabo continuas prácticas de extorsión y amenaza durante los ocho meses de gestión de la cartera de CatalunyaCaixa”, denuncia la PAH. Por ello, activistas de las distintas plataformas de Cataluña han “invadido” esta mañana una oficina de CatalunyaCaixa situada en la Ronda Universitat de Barcelona, en una acción que coincide con el encuentro internacional de Habitat 3 de las Naciones Unidas, por el que varios Movimientos Sociales de todo el mundo están en Barcelona.

La plataforma denuncia “prácticas intimidatorias” del fondo buitre estadounidense, que a su juicio “ha contratado una empresa para extorsionar a las familias presentándose en sus viviendas y amenazándolas con desahuciarlas si no la abandonaban voluntariamente”.

Además, la PAH considera que Blackstone, “lejos de ofrecer alquileres sociales con un precio máximo del 18% de los ingresos de la unidad familiar”, tal como garantiza la Ley 24/2015, “hace escoger a los afectados entre el alquiler social o la eliminación total de la deuda hipotecaria”. “Un chantaje en toda regla que viene acompañado de contratos de alquiler repletos de cláusulas abusivas, que posibilitan a Blackstone aumentar el precio de los alquileres por encima de los baremos marcados por la ley”, denuncia la plataforma.

La ofensiva contra el fondo estadounidense también se ha realizado a través de las redes sociales. Así, en Twitter la plataforma ha puesto en marcha el hashtag #TiemblaBlackstone, a través del cual ha ido ‘retransmitiendo’ en directo la acción en la sucursal de CatalunyaCaixa.

En abril de 2015, el fondo estadounidense El fondo estadounidense se hizo con la cartera hipotecaria problemática de CatalunyaCaixa por un importe 4.123 millones de euros, frente a los más de 6.400 millones de valor nominal que tenía la cartera. La venta se instrumentó mediante la transferencia de dicha cartera a un fondo de titulización de activos. Así, Blackstone aportó 3.598,4 millones y el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), entonces propietario de la entidad catalana, los restantes 524,9 millones.