Bruselas da el visto bueno a los Presupuestos pero advierte sobre la evolución económica de España

María Jesús Montero
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presupuesto español para 2021 responde en líneas generales a las recomendaciones de Bruselas, pero los responsables económicos consideran que hay que prestar atención a la evolución a medio plazo, especialmente de la deuda y el déficit público. Así lo hicieron saber hoy el vicepresidente ejecutivo Dombrovskis, y los comisarios Gentiloni y Schmit al presentar el paquete del Semestre Europeo de Otoño.

La Comisión parte del supuesto del impacto de la pandemia por la Covid-19 y reconoce que “no habrá una recuperación en V” según el comisario Paolo Gentiloni. Hubo eso sí una mejora muy sustancial durante el tercer trimestre del 2020 pero que se ha frenado en seco con la segunda ola del virus. No habrá recuperación plena antes de 2022 y eso siempre que se despejen las incertidumbres actuales sobre la evolución de la pandemia.

Respecto a España los comisarios insistieron en tener en cuenta la evolución a medio plazo junto con otros países como Austria, Bélgica, Chipre, Estonia, Finlandia, Alemania, Grecia, Irlanda, Letonia, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Portugal y Eslovenia y España. Y concretan que para «Bélgica, Francia, Grecia, Italia, Portugal y España, dado el nivel de su deuda pública y los altos desafíos de sostenibilidad a medio plazo antes del estallido de la pandemia COVID-19, es importante asegurarse de que, al tomar medidas presupuestarias de apoyo, se preserva la sostenibilidad fiscal a medio plazo».

La previsión considera que la actividad del sector de los servicios, en particular la relacionada con el turismo es la más afectada y será más lenta en recuperarse. La Comisión considera que las medidas para limitar la pérdida de puestos de trabajo y apoyar la liquidez de las empresas y los ingresos de los hogares están amortiguando el impacto de la crisis. Aún así, se espera que la tasa de desempleo aumentará drásticamente en el 2020. Y se espera que las pérdidas de puestos de trabajo se reabsorban parcialmente a medida que la actividad se recupere.

La Comisión añade que las políticas gubernamentales han mitigado el impacto de la pandemia pero con un costo fiscal general muy considerable que empeorará la situación. Pero Bruselas apuesta por mantener esas medidas para reducir el impacto negativo sobre la economía y la sociedad hasta que “la recuperación esté bien encaminada” en opinión de Gentiloni. Habrá un aumento significativo de la relación entre la deuda y el PIB en 2020 pero los fondos de cohesión y el fondo de recuperación tienen que jugar un papel decisivo en la recuperación de España y de los países europeos durante 2021 y los años posteriores.

Sector Financiero

El impacto de la crisis en el sector financiero español sigue siendo incierto, aunque la estabilidad se ha mantenido gracias a las medidas de apoyo principalmente del Banco Central Europeo. La Comisión considera que los bancos estaban mejor preparados en 2020 que en 2008 para hacer frente a una situación tan grave como ésta, gracias a su mejor balance y liquidez. Las ayudas públicas a los préstamos permitirán mantener la actividad en muchas empresas, pero a medio plazo “habrá que introducir medidas más estructurales como la resolución de la deuda”. Es probable que la calidad de los activos en el sector bancario empeore en los próximos meses, especialmente si son necesarias nuevas medidas de confinamiento. Además, el informe estima que los bancos españoles operan en un entorno difícil para mantener la rentabilidad, que se ha agudizado aún más en los últimos meses debido a la reserva anticipada de provisiones.

El informe acoge favorablemente el anuncio de la fusión entre Bankia y Caixabank y, obviamente, no se pronuncia sobre la negociación abierta entre BBVA y Banco Sabadell. Para Bruselas “España conserva la capacidad de pagar su deuda”. Y añade que las reformas e inversiones que plantea el Plan de Recuperación Next Generation EU “aumentará aún más el potencial de crecimiento y la resistencia de la economía apuntalando su transformación”.

Bruselas pronostica que el crecimiento del PIB caerá como por la crisis de la COVID-19 en España, del 2% en 2019 al -12,4% en 2020, mientras prevé un crecimiento del 5,4% en 2021, dejando el nivel del PIB nominal un 6,1% más bajo que en 2019.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA