Biden presenta un proyecto de presupuestos que aumenta el gasto en defensa y sube los impuestos a los más ricos

El presidente de EEUU, Joe Biden. - Mandel Ngan/Orange County Regist / DPA

El presidente de EEUU, Joe Biden. - Mandel Ngan/Orange County Regist / DPA

La Casa Blanca ha presentado este lunes su proyecto de presupuestos para el año 2023, que incluye un importante incremento del gasto militar, incrementa los impuestos a los más ricos y prevé encarrillar la reducción del déficit público.

El documento prevé un gasto de 5,8 billones de dólares (unos 5,79 billones de euros) y tiene nichos pensados para dar margen a la negociación en el Congreso, ha destacado la prensa estadounidense.

«Los presupuestos son declaraciones de valor y el presupuesto que presenta hoy envía un mensaje claro de lo que valoramos la responsabilidad fiscal, la seguridad en casa y en el mundo y las inversiones necesarias para mantener un crecimiento justo y construir una América mejor», ha apuntado Biden.

La propuesta incluye 773.000 millones de dólares de gasto militar, un ligero incremento con respecto al año anterior, y prevé mil millones en ayuda militar para Ucrania, además de 6.900 millones para la Iniciativa de Defensa Europea, la OTAN y contrarrestar la ofensiva rusa.

Además incluye 30.000 millones de dólares para financiar las fuerzas de seguridad a nivel estatal y local, la prevención de la delincuencia y programas de intervención comunitaria, así como 1.700 millones para el departamento contra el tráfico de armas del Departamento de Justicia.

También prevé fondos para mejorar la infraestructura sanitaria y para combatir el cambio climático. Así, incluye 81.700 millones para que el Departamento de Sanidad se prepare para futuras pandemias y 9.900 millones para financiar a los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

En materia fiscal, incluye un impuesto mínimo del 20 por ciento para los hogares que ganen más de 100 millones de dólares teniendo en cuenta sus ingresos globales, incluidas las rentas del capital y los dividendos del mercado financiero.

Además prevé elevar del 21 al 28 por ciento el impuesto de sociedades, una propuesta que será difícil de aprobar en el Senado por la oposición de los sectores más moderados del Partido Demócrata de Biden.

REDUCCIÓN DEL DÉFICIT

El Gobierno de Estados Unidos estima que el déficit del país para 2023 se reducirá en 1,3 puntos porcentuales, hasta alcanzar el 4,5 por ciento del producto interior bruto (PIB), según se desprende del presupuesto federal que ha publicado este lunes la Casa Blanca para el año fiscal 2023, que va del 1 de octubre de 2022 al 30 de septiembre de 2023.

«Los presupuestos son declaraciones de valores, y el presupuesto que estamos liberado hoy manda un claro mensaje de que valoramos la responsabilidad fiscal, la seguridad en casa y en todo el mundo y las inversiones necesarias para continuar con nuestro crecimiento justo y construir un Estados Unidos mejor», ha subrayado el presidente del país, Joe Biden.

La Casa Blanca espera que el déficit presupuestario del país sea de 1,15 billones de dólares (1,05 billones de euros) en el conjunto de 2023, frente a los 1,415 billones (1,29 billones de euros) que se esperan para 2022.

Este nivel de déficit es el resultado de registrar ingresos fiscales a nivel federal por valor de 4,638 billones de dólares (4,22 billones de euros) y 5,792 billones (5,27 billones de euros) de gastos.

Pese a la abultada reducción del déficit en 2023 respecto a 2022, las previsiones para la próxima década se estancan en un déficit crónico de cerca del 4,5 por ciento. Lo mismo sucede con la ratio de deuda pública sobre el PIB, que cerrará 2023 situada en el 101,8 por ciento y durante los próximos 10 años seguirá por encima del cien por cien.

El nuevo presupuesto concibe una reducción del déficit en términos nominales de un billón de dólares (909.460 millones de euros). Mientras que la expansión de los programas de salud pública elevarán el déficit en 365.000 millones (331.953 millones de euros), el impuesto mínimo para milmillonarios lo reducirá en 361.000 millones (328.315 millones de euros), al tiempo que las inversiones y reformas adicionales supondrán una reducción del 1,413 billones (1,285 billones de euros).