Amsterdam y Londres se interesan por las políticas de Madrid en rehabilitación urbana

Viviendas
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El concejal de Vienda y tercer teniente de alcalde de Amsterdam, Laurens Ivens, y la concejala de Vivienda del barrio londinense de Camden Town, Patricia Callaghan, con quienes EL BOLETIN ha mantenido una entrevista que publicará este fin de semana, han mostrado su interés en conocer los mecanismos que el Ayuntamiento de Madrid está poniendo en marcha para contribuir al reequilibrio territorial en la ciudad.

Ivens y Callaghan se desplazaron durante la tarde de ayer al distrito de Villaverde como resultado de una petición directa del también tercer teniente de alcalde de Amsterdam ya que, según señaló a esta publicación, considera que salir del centro de los núcleos urbanos es la única forma de conocer «la sensación real de las ciudades». Así, ambos concejales visitaron el citado distrito junto a su concejal-presidente, Guillermo Zapata, con quien conocieron de primera mano uno de los barrios elegidos para desarrollar algunas de las acciones del Fondo de Reequilibrio Territorial 2016.

Proyectos como el plan MARES, que contribuirá a albergar iniciativas de economía social y solidaria en edificios especializadas en cinco ámbitos: movilidad, alimentación, reciclaje, cuidados y energía. Para ello, se recurrirá a edificios en desuso o infrautilizados como el Centro para el Empleo y la Economía Social de Villaverde que ya tan solo está a la espera de conectarse a la red eléctrica para entrar en funcionamiento.

Como resultado, se prevé la generación de al menos mil empleos en distritos como el de Villaverde, o los de Vicálvaro, Vallecas y Centro. Un tipo de iniciativas que Callaghan destacó también por su potencial, no solo a la hora de revitalizar el tejido económico de los barrios, sino porque contribuyen a la reconstrucción de su tejido social al potenciar las capacidades y la autoestima de las personas que se benefician del programa.

Del mismo modo, la presencia en las calles del barrio de infraestructuras como fuentes o circuitos biosaludables, que son aquellos que se utilizan para la práctica de deportes, fueron valorados muy positivamente por la concejala británica quien señaló que serían propias de una «buena área» en Londres. Callaghan apuntó así a que, contrariamente a la imagen asociada a su estereotipo, en Camden Town también se perciben «grandes desequilibrios territoriales», con unas áreas «muy ricas» frente a otras «muy pobres».

Carencia de vivienda pública y los desafíos de la gentrificación

No obstante, la concejala londinense coincidió con Ivens en apuntar como gran carencia de la ciudad de Madrid, la falta de vivienda pública destinada a uso social; cuyo contraste más obvio se da con la capital de los Países Bajos ya que Amsterdam destina un 45% a ese uso. Un aspecto que ambos concejales abordaron en una reunión que mantuvieron ayer con la delegada de Equidad, Derechos Sociales y Empleo del Ayuntamiento de Madrid, Marta Higueras.

Del mismo modo, hasta última hora de la tarde de ayer, los dos concejales estuvieron con el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible de la ciudad de Madrid, José Manuel Calvo, y con el concejal-presidente del distrito centro, Jorge García-Castaño, con quiénes participaron en la conferencia «Viviendas Turísticas: políticas públicas en las ciudades europeas» que fue organizada por Ahora Madrid. A ella, también asistió el director del Plan Estratégico de Turismo de Barcelona, 2016-2020, Albert Arias, quien ha llegado a ser calificado por algunos medios como la ‘bestia negra’ de Airbnb.

Con todo, Arias, encargado de regular la llegada de turistas a la ciudad condal, enfatizó los mecanismos de diálogo y negociación con las plataformas de alquileres turísticos. Una vía que también fue señalada como la preferida por Castaño y Calvo que reclamaron a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, que tome la iniciativa a la hora de regular esta cuestión o que ceda las competencias en la materia a la ciudad.

En esta misma línea, Arias resaltó que Barcelona sí ha conseguido llegar a un acuerdo con las diferentes plataformas de este tipo para respetar unos mínimos, aunque dejó clara que su prioridad es defender los intereses de los habitantes de su ciudad. «Si queremos que las ciudades se mantengan, la cuestión esencial es la vivienda; no su uso turístico», señaló el también geógrafo quien aún fue más contundente al afirmar: «Las plataformas necesitan más a las grandes ciudades que las grandes ciudades a las plataformas».

Aún así, una vez más, la intervención más contundente vino por parte de Ivens quien detalló los mecanismos que han puesto en marcha en la capital holandesa. De esta forma, para regular los desafíos asociados a fenómenos como la gentrificación y la turistificación, Amsterdam ha optado por actuar en torno a dos vertientes: una normativa clara y reforzar los mecanismos para asegurar su cumplimiento.

En torno a la primera, la ciudad holandesa ha puesto en marcha medidas como tasas por el alquiler de viviendas a turistas, la limitación a un máximo de 4 personas por apartamento y de 60 días al año, la restricción de esa posibilidad para las calificadas como sociales o multas para quien no cumpla con la normativa de cantidades que pueden llegar incluso a superar los 20.000 euros. Respecto al segundo eje, Amsterdam ha aumentado el cuerpo de inspectores, multiplicado las vías de comunicación de las normas y los mecanismos de cooperación con las plataformas, o creado figuras de supervisión como «el huésped misterioso».

Como resultado, Amsterdam ha conseguido estabilizar el número de viviendas que se anuncian en las webs para uso turístico. Además, tan sólo en multas, a lo largo de 2016, la ciudad recaudó 2 millones de dólares.