¿Y si un banco chino o un gran fondo se lanzan a por el Popular?

Emilio Saracho, presidente de Banco Popular
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Banco Santander, BBVA, CaixaBank o incluso Bankia. El mercado ha especulado en las últimas semanas sobre qué entidad podría estar interesada en una fusión con Banco Popular, que busca alternativas de futuro ante el problema que tiene para absorber el ladrillo que lastra su balance. Sin embargo, la opción ‘nacional’ no es la única sobre la mesa, según recuerdan los expertos, que no descartan una oferta de una entidad china o de un gran fondo estadounidense.

Marisa Cabrita, analista de Orey Financial, señala en una nota que “existen varias entidades interesadas en un proceso de compra del Popular, entre ellas Santander, CaixaBank, BBVA que asegurarían así el liderazgo de negocio en España”. Sin embargo, no será descartable” el interés de alguna entidad china o fondos de private equity, ya que éstos se han mostrado muy activos en la actividad de M&A en la península Ibérica”.

Aunque el interés de cada posible comprador difiere, uno de los grandes atractivos del Popular es su posición en el mercado de pequeñas y medianas empresas español, donde tiene cerca del 18% de cuota de mercado, señala la experta del bróker luso, que no obstante recuerda que, con 20.200 millones de euros en activos dudosos, el banco tiene que mejorar las ratios de capital y una forma de hacerlo puede ser por la venta de activos.

Las estimaciones apuntan no obstante a que las ventas “son insuficientes” y en este escenario “un aumento de capital se hace necesario”, considera Cabrita, que calcula que este aumento podría rondar los 6.000 millones de euros para elevar el CET1 del 7,3% al 12%, y la ratio de cobertura de NPA al 51%. “En caso de que la entidad interesada en la compra de Popular tenga una posición más cómoda, los importes de la ampliación podrían ser menores”.

“El Popular cotiza en mínimos históricos, descontando un escenario negativo y las fragilidades de las ratios de capital. Si una operación de fusión puede equilibrar el balance, entonces puede existir algún espacio para la recuperación del precio”, concluye la experta.

El Popular se ha convertido en una fuente constante de rumores ante los que el banco se está viendo obligado a actuar para intentar tranquilizar a los inversores. Ayer mismo, la entidad que preside Emilio Saracho reconoció en un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que ha procedido a un “primer intercambio de información” con las entidades que se han mostrado “interesadas” en llevar a cabo una operación corporativa.

No obstante, la entidad matizó que “hasta el momento no se ha adoptado decisión definitiva sobre las distintas alternativas”. “No se ha asumido aún por parte de Banco Popular Español ningún compromiso, no se ha recibido ninguna propuesta concreta firme, no existe ninguna certeza sobre la consideración que merecería, ni se ha considerado la decisión que adoptaría el consejo de administración si, en su caso, llegará a concretarse”, aclaró.