Utilities y farmacéuticas, refugios para capear en bolsa el miedo al coronavirus

Bolsa de Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El miedo a la propagación del coronavirus ha golpeado de lleno a las bolsas mundiales y, por ende, a la española. Los parqués han vivido la peor semana desde la crisis financiera de 2008 y los analistas consultados por EL BOLETÍN reconocen que, a día de hoy, “es difícil encontrar valores en los cuales las subidas puedan ser claras”. Por eso, de cara al arranque de marzo los expertos recomiendan extremar la prudencia y centrarse en valores defensivos, como las utilities Iberdrola y Endesa, o con buena rentabilidad por dividendo, como Logista. Las farmacéuticas Almirall y Laboratorios Rovi entran también entre las apuestas de la semana, mientras que Repsol, Ence, Meliá destacan entre los valores a evitar.

“Es muy difícil encontrar ahora valores claramente al alza, ya que muchos con elevada liquidez o más importantes, presentan síntomas bajistas con velas a la baja largas y de continuación de, al menos, caídas de precios a corto”, señala el analista independiente José Ramón Sánchez Galán. Por ello, más que al alza, este experto prefiere hablar de “mantener” de cara a la próxima semana, categoría en la que mete a Almirall pese a su reciente recorte de previsiones.

La empresas anunció recientemente un objetivo de beneficio para el presente año de entre 260 y los 280 millones de euros, un 3% por debajo de sus estimaciones anteriores. Entre otros factores, existirá un impacto por la entrada al mercado de genéricos para su producto dermatológico Aczone y, además, prevé un nivel significativamente más bajo de los hitos y royalties provenientes de AstraZeneca, laboratorio británico al que la compañía vendió su cartera de fármacos respiratorios. Si bien “un ‘profit warning’ siempre es un elemento adverso para una compañía”, reflexiona Sánchez Galán, “se trata de una situación en la que el mercado está a la espera de confirmación, de ahí que tras una caída previa, todavía quedan atisbos de cierta confianza en el laboratorio”.

Desde un análisis más técnico, “la superación clara del nivel de los 12 euros, podría ser un elemento clave para plantear una posible entrada ya que se trata de una resistencia antigua de cierta consideración. Estamos hablando de cerca de los 12,6 euros, aproximadamente y con volumen. Por el momento, aparecen unas velas de consolidación. No hay señales claramente bajistas y algunos indicadores de tendencia no presentan sesgos pesimistas evidentes”. No obstante, “el primer indicio de entrada clara aún se encuentra algo lejos, en la zona de los 12,86 euros, primera móvil corta hasta la fecha”.

Una alternativa habitual en momentos de zozobra es apostar por sectores considerados defensivos, como el de las utilities. En ese sentido, Aitor Méndez, analista de IG, pone sus ojos en Iberdrola. “Su condición de activo refugio, dentro de un sector defensivo, le hace fuerte, por lo que sigue en tendencia alcista y no hay signos de cambio de tendencia”, explica.

Andrés Aragoneses, de Singular Bank, apuesta por su parte por Endesa. “El buen rendimiento del sector durante el pasado 2019 ha llevado a las utilities a cotizar a múltiplos muy elevados, aunque no creemos que este hecho fuera un gran obstáculo ya que han cotizado a múltiplos elevados en los últimos años y ello no ha frenado su consiguiente revalorización”, apunta. Además, “en el caso de Endesa la empresa está cotizando con un PER estimado a un año de 17,2x, por debajo de otras utilities como Acciona (21,2x) o Iberdrola (20,7x). Además, mantiene el dividendo, con una rentabilidad de alrededor del 5,7%”.

Aragoneses incluye entre sus apuestas a Logista, compañía que “presentó recientemente unos sólidos resultados, en los cuales los ingresos aumentaron un 7,5% y el beneficio neto se elevó un 3,3%”. Además, “está llevando a cabo mejoras de eficiencia en los distintos nichos de negocio en los que participa el grupo, que no se ven reflejados en los resultados actuales y que, previsiblemente, según la dirección, se verán con más fuerza en resultados futuros”.

“La empresa, especializada en la distribución de tabaco en España, Francia, Italia y Portugal, ha conseguido aumentar tanto sus ingresos como sus beneficios a pesar de la caída del consumo de tabaco mundial, guiados por la eficiencia”, destaca el experto de Singular Bank. Además, “cotiza a precios poco exigentes (Per estimado a un año de 12x) y se está expandiendo sus nichos de negocio que opera, desligándose cada vez más del negocio del tabaco y abriendo sus fronteras a nuevos productos como fármacos, libros o electrónica”. Y por si fuera poco, “ostenta una alta rentabilidad por dividendo del 5,7%”.

En la terna de apuestas para la semana Méndez incluye también a Laboratorios Rovi. “Se encuentra dentro de una tendencia alcista clara y lo más probable es que continúe su movimiento”, explica. También se encuentra en tendencia alcista Cellnex Telecom, “y no hay nada que indique que ese es el escenario será invertido”.

Sin embargo, Aragoneses prefiere llamar a la cautela respecto a Cellnex. “El valor se triplica desde que salió en bolsa en 2016, con una revalorización de más del +100% desde comienzos del año pasado. Es decir, ha duplicado su valor en apenas un año y este año, como ya hizo el anterior, se coloca como el líder en el ranking del Ibex, con una revalorización en 2020 de alrededor del 21%”. Para el analista de Singular Bank, “si el rally se prolongará este año es difícil de predecir, ya que la evolución del valor ha sido imparable en los últimos meses. Cotiza a unos múltiplos muy exigentes, un per estimado a un año de 770x, por lo que el mercado tiene unas expectativas muy altas sobre la evolución de la compañía, por lo que recomendaríamos prudencia antes de entrar en el valor”.

Otro valor que despierta recelos a Aragoneses es Ferrovial, que subió “la friolera” de un 51% en 2019. La compañía, sin embargo, “todavía no ha conseguido vender la filial de Servicios, desinversión que anunció en diciembre de 2018. Espera conseguir alrededor de 3.000 millones, pero los litigios de su filial inglesa de este segmento (Amey) están complicando alcanzar esa meta. Tras idas y vueltas a lo largo de 2019, todavía no sabemos de forma clara cuál será el comprador, si la venderá por partes o si el importe se acercará a los objetivos iniciales de la compañía”.

Además, “analizando detalladamente el valor, lo primero que viene a la cabeza es ser prudentes, ya que avanzó un 51% en 2019 y en 2020 la crisis del coronavirus ha reducido su revalorización hasta el 2%. “Ante la volatilidad del mercado, seríamos prudentes. Por otro lado, por fundamentales la acción podría estar algo cara, ya que el Per estimado para este año se sitúa en 150x, situándose en el Ibex solo por detrás de los múltiplos de Cellnex (770x)”.

Méndez llama a alejarse de uno de los valores más castigados en los últimos días, Meliá Hotels. El valor “ha perdido el soporte de los 6,91 euros y eso aumenta la presión, ya que ha perdido un rango lateral por la parte inferior, el siguiente nivel de soporte se encuentra en los 5,40 euros”. El experto de IG señala también a Catalana Occidente, que se encuentra en tendencia bajista, después de haber perdido un rango lateral por la parte inferior, por lo que podría volver a los mínimos de octubre de 2019. Y, por último, a Cie Automotive, que “ha perdido el soporte de los 18,97 euros y eso aumenta la presión en el valor”. “El siguiente nivel de soporte se encuentra en los 16,125 euros”, avisa.

De vuelta a Sánchez Galán, constata la “mala pinta” que tiene Ence. “En 2019 cayó su beneficio más de un 90% con un flujo de caja negativo y un incremento paulatino de deuda por encima del 60%, hasta los 500 millones de euros. Asimismo, tiene litigios aún pendientes de fallo resolutivo”.

Desde un análisis técnico, “el valor sigue sin levantar cabeza y las caídas son cada vez más acusadas”. “El apoyo en los 3 euros es evidente y la debilidad implícita del valor no descartaría alguna posibilidad de situarse en algún momento por debajo incluso de ese nivel. Volumen y osciladores de tendencia confirman el sesgo pesimista. Es un gráfico claro de caída de precios, que admite pocas dudas al respecto. La subida hasta los 3.30 euros manteniendo el precio, empezaría a atisbar posibles correcciones al alza, por el momento escasamente probable”.

El analista independiente llama también a alejarse de Repsol, ya que, “a pesar de una buena rentabilidad por dividendo” (un 8,17%, el tercero mejor del mercado), las perspectivas del mercado de crudo, la reducción de exposición en Venezuela o el paulatino incremento de las energías renovables y combustibles alternativos para el sector de la automoción “hacen que la compañía tenga que reajustar sus objetivos”. “De ahí que haya dado el cambio de objetivos hacia ‘cero emisiones en 2050’, que aún encuentra dudas en el mercado”.

En un análisis técnico, “las velas de escape bajista no dejan dudas de que el valor va a buscar niveles inferiores. ¿Objetivo? Hacia los 10 euros”. “No hay un oscilador que presenta síntomas de recuperación y el volumen está fuertemente a favor de la tendencia. Se trata de un movimiento de escape bajista de manual y, aunque es posible que muy sobrevendido, las correcciones al alza sólo podrán suponer una acumulación de valores para evitar mayores males”. Mejor salir del valor antes de asumir más pérdidas”, resume el experto.

Por último, Sánchez Galán cita entre los valores bajistas a Amper. “Los buenos resultados ya fueron descontados por el mercado que no ve recorrido en el negocio de la compañía, por el momento más basado sobre expectativas que sobre resultados fehacientes”. “La consolidación de su grupo (ocho compañías adquiridas) a la que se le añade un proceso de compras y la necesidad de una renovación productiva, le ha supuesto abrir líneas alternativas de financiación a través, fundamentalmente, de la emisión de bonos lo que ha elevado su endeudamiento por encima de su media y por eso el mercado está a la espera de observar la posibilidad de cómo va a acometer la carga financiera que se le avecina a la compañía”.

Desde el análisis técnico, “el valor ha traspasado un soporte de cierta consideración histórica en el nivel de los 0.25, y aunque trate de reestructurarse al alza por posibles señales de sobreventa, los osciladores de tendencia persisten en seguir con el sesgo pesimista instalado en el valor, acompañados de un volumen que lo confirma. Aparte, no es posible siquiera que pueda llegar a sus medias en el nivel de los 0,26 o 0,27 eros ya que no presenta la suficiente fortaleza como para conseguir cambiar la tendencia”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA