Temor a que la Sanidad madrileña “no pueda asumir un nuevo rebrote” en la nueva fase

Isabel Díaz Ayuso
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Comunidad de Madrid lo ha conseguido. Desde este lunes dirá ‘hola’ a la fase 1 del plan de desescalada, al igual que Barcelona y todas las provincias de Castilla y León. No obstante, las dudas sobre si la Sanidad madrileña está preparada para este salto persisten. “Nos sigue preocupando que el sistema sanitario madrileño no pueda asumir un nuevo rebrote del virus”, asegura el presidente del Colegio de Médicos de esta región, el doctor Miguel Ángel Sánchez Chillón.

Esta institución insiste en dejar clara su “preocupación por la posibilidad de que aumente” el número de contagios a partir de este lunes con motivo del inicio de esta nueva etapa del desconfinamiento. Tras manifestar que el salto a esta fase “es beneficioso para la población desde el punto de vista financiero, económico social y laboral”, Sánchez Chillón escenifica sus reservas sobre posibles rebrotes.

“Nos alegramos que Madrid haya pasado a la fase 1, por lo que supone de cara a la reactivación de la economía, pero estaremos muy atentos a cómo se desarrolla esta fase de la desescalada; y a si se producen nuevos contagios”, afirma el presidente del Colegio de Médicos, que insiste en que su postura “está basada en criterios estrictamente médicos y tiene como objetivo velar por la salud de la población”.

El máximo responsable de esta institución recuerda en un comunicado que en las últimas semanas la Consejería de Sanidad de la región ha anunciado su intención de contratar más recursos humanos. Entre ellos, rastreadores, así como aumentar el número de pruebas diagnósticas para la detección del Covid. “A pesar de ello”, al Colegio “le consta que los profesionales de la Atención Primaria continúan en la misma situación de precariedad que hace una semana”. Y eso, pese a que su “papel es clave en la detección de nuevos casos”.

Según Sánchez Chillón, “dudamos de la capacidad de resolución que podemos tener en la nueva fase ante el inminente regreso a las consultas de pacientes con patologías crónicas o en seguimiento de enfermedades agudas no relacionadas con el coronavirus”. A esto añade su temor a que los sanitarios tengan que hacer frente a esta situación “con gran parte del personal dedicado en exclusiva al abordaje de la epidemia”. Algo que provocaría que el sistema no fuera capaz de “asumir un nuevo rebrote”.

Desde AMYTS también se advierte de que “aún queda mucho por hacer para contar con un sistema sanitario realmente preparado para los imprevistos que se puedan generar”. Pese a las promesas del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, afirma este sindicato, “los avances son muy lentos” y se requiere “una opción mucho más clara, mucho más concreta y mucho más rápida para poner los recursos asistenciales en el nivel que merecen como tales y en el que necesitamos como sociedad en esta fase”.

En esta línea, CCOO pone el acento en las “importantes carencias sanitarias” que se han detectado hasta ahora. Según el sindicato, la región pasará a la siguiente fase “por los pelos” debido a la mala gestión de la Consejería de Sanidad madrileña, que se ha caracterizado por una “propensión a los anuncios públicos de actuaciones que luego se materializan tarde, mal o nunca”.

Para el secretario general de CCOO Madrid, Jaime Cedrún, una buena noticia como cambiar de fase se convierte en “un factor más de incertidumbre” por la continuidad de carencias en Atención Primaria, en Salud Pública y en la capacidad de rastrear el contagio. “No vale la presión política ni el patético recurso a la justicia, hay que hacer los deberes que no están hechos”, sostiene. Y es que, en su opinión, “esta es la garantía para recuperar la actividad social y económica en un entorno seguro que impida el rebrote que nos puede mandar al principio de la pandemia”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish