www.elboletin.com
Edición testing    9 de agosto de 2020

The Economist

Vivienda

El semanario cree que la obsesión por la vivienda en propiedad socava el crecimiento económico, la justicia social y la fe en el capitalismo.

Las economías pueden sufrir tanto colapsos repentinos como enfermedades crónicas y el sector inmobiliario en el mundo desarrollado tiene ambos problemas. Estalló la burbuja pero el mercado de la vivienda presenta una disfunción progresiva alimentada durante décadas: ciudades vibrantes sin espacio para crecer, propietarios mayores sentados en sus casas medio vacías y una generación de jóvenes que no puede permitirse fácilmente alquilar o comprar. Para The Economist, gran parte de la culpa recae en las distorsionadas políticas de vivienda que se remontan a la Segunda Guerra Mundial y que están entrelazadas con el encaprichamiento por la propiedad privada. “Han causado uno de los fracasos económicos más graves y duraderos del mundo rico. Se necesita urgentemente una nueva arquitectura”, avisa.

  • 1