www.elboletin.com
Edición testing    20 de octubre de 2019

Hospital Ramón y Cajal

Madrid

El personal del SERMAS protagoniza un encierro este jueves en el Hospital Ramón y Cajal para reivindicar el fin de la jornada semanal de 37,5 horas que trajo la crisis.

El año 2012 fue un año duro de recortes. En cambio, lo que sí se aumentó fue la jornada laboral. En la sanidad madrileña, por ejemplo, se pasó de las 35 horas semanales a las 37,5 horas. A priori, la crisis ya habría pasado pero los efectos siguen coleando. Algo que quieren denunciar los profesionales del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS).

Investigación

La Fundación de Investigación Biomédica del Ramón y Cajal no renueva a dos investigadores y a tres monitores, con trabajo abierto y años de experiencia, en contra del criterio científico.

La Fundación de Investigación Biomédica del Hospital Ramón y Cajal arranca este año con varios despidos. La Asociación Nacional de Investigadores Hospitalarios (ANIH) ha denunciado que se ha tomado la decisión de no renovar a uno de sus investigadores seniors, así como a tres monitores de ensayos clínicos oncológicos y a otra investigadora que ya se le han avanzado estas mismas intenciones.

Madrid

Tras la inundación de la semana pasada en La Paz, ahora la planta 11 del Ramón y Cajal sufre la rotura de una tubería. Se trata de una planta sin pacientes.

Las carencias y los incidentes en los hospitales públicos madrileños vuelven a aparecer de manera continua. La semana pasada la rotura de una cañería protagonizó que cuatro quirófanos de la Urgencia del Hospital La Paz tuvieran que cerrarse. Y este martes otra cañería se ha roto, pero en el Hospital Ramón y Cajal.

Sanidad

En este inicio de año, trabajadores de los hospitales Ramón y Cajal, La Princesa, La Paz, el 12 de Octubre y el Gregorio Marañón han estallado ante la saturación de sus Urgencias.

El patrón se repite año tras año: los servicios de Urgencias de los hospitales alcanzan los picos de saturación con la llegada de la gripe. O al menos ese es el argumento que sale desde las altas esferas sanitarias. Sin embargo, los comunicados de trabajadores y sindicatos viran en otra dirección: el problema no es la gripe, es la falta de acción para reabrir camas y contratar a más personal. Y en las últimas semanas las denuncias de los profesionales se están desbordando, sobre todo en los grandes hospitales de la Comunidad de Madrid.

Sanidad

La quiebra de Ramiro Jaquete SA y una serie de movimientos denunciados dejan 43 despidos en el servicio del hospital público madrileño.

Afirmar que lo que ha sucedido en la cafetería del Hospital Ramón y Cajal era la crónica de una muerte anunciada sonaría a tópico. Sin embargo, los factores y los movimientos que se han ido dando estaban abocando al final que ha sufrido más de la mitad de la plantilla del servicio del centro madrileño. La quiebra de la empresa Ramiro Jaquete SA y la mediación de la Dirección del hospital, según los afectados, han provocado el despido de más de la mitad de la plantilla.

Sanidad

Los trabajadores de los hospitales facilitan fotos de zonas cerradas y sin rastro de obras, pese a las palabras del consejero de Sanidad.

“Este verano invertimos 10,5 millones para mejorar las infraestructuras de 25 hospitales de la red y el Centro de Transfusión”. Este fue el anuncio que lanzó la Comunidad de Madrid el pasado 19 de julio. Una serie de trabajos que la Consejería de Sanidad ha ordenado realizar “aprovechando la reducción de la presión asistencial y evitando molestias a familiares y pacientes”. Sin embargo, el cierre de camas históricamente no solo se da por la baja afluencia que alegan los gobiernos sino también por la falta de personal, así como, obviamente, por las reformas que se realicen en una planta o zona concreta de los hospitales. Algo que este verano ha cambiado. O esa es la versión oficial.

Comunidad de Madrid

La llegada de julio dispara el cierre de estas camas, algo que notarán en el Hospital de Móstoles y en el Ramón y Cajal.

Si las bicicletas son para el verano, tal y como señaló Fernando Fernán Gómez, el cierre temporal de camas en los hospitales públicos también. Y es que la llegada de esta estación no viene sola: con ella comienza el goteo de centros hospitalarios que van cerrando camas durante julio, agosto y septiembre. Algo de lo que los profesionales no dudan en alertar al conocer las consecuencias: “La demanda sigue alta a lo largo de todo el año, lo que genera colapsos y retrasos en las listas de espera”.

Sanidad

Las auditorías de 2012, 2013 y 2014 que realizó la Intervención General de la Comunidad de Madrid detectan numerosos incumplimientos normativos.

Las irregularidades y el incumplimiento de las leyes de contratación y transparencia son las grandes protagonistas de las últimas auditorías que ha realizado la Intervención General de la Comunidad de Madrid en el Hospital Ramón y Cajal. En un demoledor informe, al que ha tenido acceso ElBoletín.com, el interventor recrimina que se “atenta gravemente contra los principios de igualdad y transparencia” al ver el fraccionamiento de contratos y el uso “excesivo” de los contratos menores que asumió el centro.

Sanidad

La rotura obliga a cerrar una zona del centro donde se preparaban tratamientos de quimioterapia que se han reprogramado al viernes.

Los desperfectos en los hospitales públicos madrileños vuelven a aparecer. Después de un final de 2016 cargado de incidentes que ha provocado que la Comunidad de Madrid destinase un plan especial para reformar los centros, el Hospital Ramón y Cajal ha vivido esta semana un accidente que ha trastocado las actividades médicas.

  • 1