www.elboletin.com
Edición testing    16 de diciembre de 2018

EMT

Metro

El presidente madrileño achaca las imágenes de andenes llenos a que Manuela Carmena “ha expulsado” a los ciudadanos del coche privado y de la EMT.

Las críticas sobre la situación en la que se encuentra el Metro de Madrid se han disparado en las últimas fechas. De hecho, los maquinistas del suburbano están celebrando varias jornadas de huelga en señal de protesta. Sin embargo, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha querido restar hierro al asunto.

Metro de Madrid

La contratación del gobierno regional queda lejos de las pretensiones de los maquinistas.

El Gobierno de la Comunidad de Madrid ha anunciado este martes la contratación de 100 nuevos maquinistas para el Metro de Madrid. El anuncio realizado por el presidente de la región, Ángel Garrido, coincide con los paros que están llevando a cabo los maquinistas en las líneas 6 y 10 del suburbano.

Ayuntamiento de Madrid

El equipo de Carmena ha aumentado hasta en un 400% los pagos destinados a la Empresa Municipal de Transportes.

Este viernes da inicio Madrid Central, una zona de bajas emisiones que forma parte del Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático emprendido por el Ayuntamiento de Madrid. El consistorio de Manuela Carmena quiere atajar el grave problema de contaminación que sufre la capital de España con un espacio de restricción de vehículos que fomente el transporte público. Un sistema de movilidad que el actual equipo de gobierno ha promovido desde el comienzo.

Madrid Central

El Ayuntamiento de Carmena ha tenido que recurrir a datos de hace 14 años.

A tres semanas de implantar Madrid Central, el Ayuntamiento de Manuela Carmena desmiente haber diseñado el plan con datos de movilidad de 2004. La Empresa Municipal de Transportes de Madrid (EMT) asegura haber utilizado estadísticas de 2017 y saca a relucir la ‘desidia’ del PP madrileño. La Comunidad de Madrid no ha realizado ninguna encuesta de movilidad desde el año 2004.

Madrid

El Ayuntamiento destinará 200 millones más a la empresa de transporte para amortizar la deuda, y renovar y adquirir nuevos autobuses. BiciMAD contará con 1.000 nuevas bicicletas.

La EMT contará con una nueva ampliación de capital para este 2018. El Ayuntamiento de Madrid dedicará 200 millones de euros más a la empresa de transportes, de los cuales 74 millones se destinarán a la amortización total de la deuda financiera de la compañía municipal. De esta manera, Manuela Carmena dejará a cero la deuda de la EMT.

Ayuntamiento de Madrid

El portavoz del PP entiende que podría haberse producido una malversación de caudales públicos y dice acudir a los tribunales ante la negativa a crear una comisión de investigación sobre la operación.

El PP presentará a finales de esta semana una querella contra la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, y el gerente de la Empresa Municipal de Transportes (EMT), Álvaro Fernández de Heredia, al entender que podría haberse producido una malversación de caudales públicos en la municipalización de BiciMAD.

Madrid

El sindicato apoya la reinvidicación del Ayuntamiento de Madrid que reclama al Consorcio que amplíe y cree nuevas líneas de autobús para la capital.

CCOO denuncia la negativa de la Comunidad de Madrid, a través del Consorcio Regional de Trasportes de Madrid, a la ampliación de líneas y la mejora de servicios así como la exclusión de la EMT del nuevo billete electrónico puesto en marcha por el Consorcio en Metro Madrid, lo que considera un “abandono” por parte del Ejecutivo regional que, a su juicio, “supone un detrimento del servicio público y un perjuicio para los usuarios”. Una situación ante la cual el sindicato “no descarta movilizaciones después del verano”.

Ayuntamiento de Madrid

Opino que la señora alcaldesa debería fomentar entre sus súbditos buenas costumbres y modos correctos que ayuden a cumplir su mandato sin tener que exhibirlo con carteles igual que se advierte de la prohibición de que los perros dejen sus cacas en las aceras.

No estaba en España estos días pasados cuando, según parece, la empresa de autobuses del Ayuntamiento de Madrid, que se ve que está en todo menos en limpiar las calles y la atmósfera, decretó la prohibición de despatarrarse en los transportes públicos. Me enteré, es un decir, de tan insólita medida por la prensa extranjera que, con más recochineo que otra cosa, informaba del “manspreading” que desde ahora será santo y seña de las buenas costumbres que los vecinos predestinados a trepar al cielo, debemos mantener. Y digo que es un decir al recordar cómo me enteré, porque cuando vi en los titulares de los periódicos la palabra “manspreading”, mi inglés no llegaba a tal nivel de vocabulario que tuve que apresurarme a consultar el diccionario y leer tres veces la definición para superar el shock de vergüenza ajena y propia a que quedé sometido.

La verdad es que no me imaginaba que los ciudadanos que vivimos en Madrid fuésemos tan proclives al despatarre, algo que en cambio es una mala costumbre que las ciudadanas evitan en público aunque mayormente también descuidan cuando visten falda. Entiendo que despatarrarse en el autobús, el metro o un avión es algo que, además de antiestético y en algún caso hábito intolerable de tocones y salidos, puede resultar incómodo e incordioso para los viajeros. Lo comprendo, lo acepto y prometo que lo tendré en cuenta porque me confieso proclive a ponerme cómodo y a evitar en los viajes que las piernas se me duerman después de mucho rato encogidas. Por eso opino que la señora alcaldesa debería fomentar entre sus súbditos buenas costumbres y modos correctos que ayuden a cumplir su mandato sin tener que exhibirlo con carteles igual que se advierte de la prohibición de que los perros dejen sus cacas en las aceras.

Se me ocurre que podría, por ejemplo, decretar que las distancias entre las filas de los asientos, sobre todo en los aviones que despegan y aterrizan en Barajas, permitan no ya estirar las piernas, que eso suele ser imposible, sino simplemente poderlas mantener unidas sin atrofiarse las rodillas con el roce con el respaldo delantero. Hay más cosas, sin duda, que cabría estimular entre la gente en materia de buenas costumbres que nos hagan sentir más cómodos en nuestra convivencia. Por ejemplo, recomendar a algunos iconoclastas de la sanidad personal que se aseen adecuadamente para evitar a los demás usuarios los olores a que a menudo nos vemos sometidos en los susodichos y a menudo atiborrados transportes públicos. Soy de los que defienden que cada cual haga lo que le parezca, incluida la resistencia a ducharse de vez en cuando, pero siempre que luego no nos expongan a las consecuencias fétidas a los demás.

Y, por supuesto, también defiendo que el Ayuntamiento gestione como crea conveniente, para eso fueron elegidos sus responsables, que disponga medidas adecuadas para que todos nos sintamos más a gusto -incluida la recomendación de no despatarrarse en público, y si les peta en la playa -, que a soportar prohibiciones estamos acostumbrados, pero, por favor, señora alcaldesa, señores concejales y afines, eviten hacernos pasar por el rubor del ridículo viendo como por ahí afuera se descojonan de risa imaginando a los guardias municipales inspeccionando los grados de separación de nuestro “manspreading” y calculando centímetro arriba centímetro abajo si llega el caso tirar de cuaderno de multas y sancionar a para quienes osen despatarrarse más de los límites fijados.

'Manspreading'

El consejero de Transporte considera que el Gobierno de Carmena está “más obsesionado” que los madrileños en esta cuestión.

La ofensiva del Ayuntamiento de Madrid contra el ‘manspreading’ no ha pasado desapercibido para el Gobierno de Cristina Cifuentes. De hecho, el consejero de Transportes, Infraestructuras y Vivienda de la Comunidad de Madrid, Pedro Rollán, ha asegurado que el ‘despatarre’ masculino en el transporte público se debe más a una actitud “particular” por lo que no entiende los últimos pasos del Consistorio que dirige Manuela Carmena.

Transporte público

El Ayuntamiento de Madrid sostiene que con este nuevo icono pictográfico buscará “recordar la necesidad de mantener un comportamiento cívico”.

El debate sobre el manspreading’ se ha instalado en la sociedad madrileña. O al menos en la agenda política. Después de que más de un millar de personas pidiesen a la Comunidad y al Ayuntamiento de Madrid que “pongan carteles en el Metro y en los autobuses” recomendando evitar el ‘despatarre’ masculino, el Gobierno de Manuela Carmena ha querido recoger la demanda.

EMT

Los vecinos de Madrid han comenzado sus protestas por los recortes de los autobuses urbanos de la capital, que afectan a varias zonas.
  • 1