Se enciende la sanidad pública portuguesa: seis jornadas de huelga en mayo

Antonio Costa, presidente de Portugal
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La sanidad pública portuguesa tendrá un mayo movido. El Serviço Nacional de Saúde vive este 2 y 3 de mayo dos jornadas de huelga ante la situación laboral de sus trabajadores. Convocada por el Sindicato de los Trabajadores de la Administración Pública (Sintap), el primer día de paros se ha saldado, según sus cálculos, con un seguimiento de hasta el 80%.

“Hay que enviar una señal clara y fuerte al gobierno para que sepa que es el momento de resolver de una vez y por todas las injusticias que incomprensiblemente se siguen produciendo en los servicios de salud”, advirtió el sindicato cuando lanzó la convocatoria. Y los resultados no se han hecho esperar.

Según los cálculos de la Asociación Portuguesa de Administradores Hospitalarios (APAH), cada día de huelga paralizará un total de 3.000 operaciones por cada día de huelga. Aparte de estas dos jornadas que se han convocado esta semana, el 8, 9 y 10 de mayo pararán los médicos portugueses. El 25 de mayo el Sintap volverá a la carga con otro paro. De esta manera, se dejarán para el año que viene, como indican las previsiones, 18.000 cirugías.

A pesar de que a los paros de este 2 y 3 de mayo no están llamados los médicos y las enfermeras, de los servicios tutelados por el Ministerio de Salud (que tomarán protagonismo la próxima semana), los trabajadores de la sanidad portuguesa salen a la calle con un objetivo: mayor inversión. Ana Avoila, dirigente del Sintap, recuerda que el anterior Gobierno “dilapidó el servicio de salud” y el actual Ejecutivo “no ha resuelto ni invertido” lo suficiente para voltear la situación.

De esta manera, la organización sindical reclama al Gobierno de António Costa medidas urgentes para hacer frente a “discriminación negativa frente a los demás trabajadores de la Administración Pública”. Para ello, el sindicato exige la aplicación de la jornada de 35 horas para todos los empleados; un aumento de personal; el pago de las horas extras “vencidas y no liquidadas”; y aumentos salariales, entre otros puntos.

Los médicos recogerán el testigo del 8 al 10 de mayo con el fin de conseguir movilizar al Ejecutivo luso al acuerdo sobre varios aspectos sin tratar. En concreto, la Federación Nacional de Médicos y la Unión Independiente de Médicos piden a Costa que reduzca el número de horas semanales de trabajo en las Urgencias (de 18 a 12 horas); que disminuyan la lista de pacientes para paliar la sobrecarga asistencial; y la revisión de la carrera y las diferencias salariales.