Santander, CaixaBank y Sabadell negocian con el Gobierno para salir del banco malo

El presidente de Sareb, Jaime Echegoyen, y el futuro consejero delegado, Javier García del Río

El presidente de Sareb, Jaime Echegoyen, y el futuro consejero delegado, Javier García del Río. Autor: Sareb

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La gran banca podría tener los días contados en el capital de la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), el banco malo que aglutinó los pisos y activos inmobiliarios tóxicos procedentes de las antiguas cajas de ahorros rescatadas.

Según publica hoy El Confidencial, el próximo mes de mayo se esclarecerá el futuro de la Sareb. El Ministerio de Economía estaría trabajando en una solución para definir el nuevo accionariado después de que la mayoría del bloque privado, con Santander (22,2%), CaixaBank (12,2%) y Sabadell (6,6%) a la cabeza, ha trasladado ya su deseo de poner fin a su vinculación con el banco malo.

La Sareb tiene un capital social mixto. Su principal accionista es el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), dependiente del Estado, que posee un 45,9% del capital.

Sin embargo el 54,1% restante está en manos privadas, especialmente bancos y aseguradoras. El mayor accionista privado es Banco Santander, que realizó una primera inversión hace casi una década de 8490 millones de euros y actualmente controla un 22,2% de las acciones. Por detrás se sitúan CaixaBank (12,2%) y Banco Sabadell (6,6%), así como Kutxabank (2,5%), Ibercaja (1,4%), Bankinter (1,3%) y Unicaja (1,2%).

Aseguradoras como Mapfre, Axa, Santalucía o Catalana Occidente también están presentes en el capital, aunque con participaciones menores.

En el sector financiero español solo hay una gran ausencia, la de BBVA, que bajo el mando del entonces presidente, Francisco González, se negó a entrar en este instrumento pese a las presiones de Luis de Guindos, actual vicepresidente del BCE pero en esos tiempos ministro de Economía.

Pérdidas de la Sareb

La Sareb presentó un resultado negativo de 1.073 millones de euros en el ejercicio 2020, unas pérdidas un 13,3% superiores a los ‘números rojos’ de 947 millones registrados un año antes.

Las cuentas anuales reflejaron una caída del 38% en los ingresos, hasta 1.422 millones de euros, de los que 567 millones de euros procedieron del negocio de gestión de préstamos impagados (-40%) y 848 millones correspondieron a la gestión y venta de inmuebles (-36%).

La noticia de la salida de la gran banca se conoce además en un momento en que, por obligación de Eurostat, la deuda de  la Sareb ha pasado a engordar el saldo del endeudamiento público a pesar de que e banco malo esté mayoritariamente en manos privadas. La deuda del banco malo asciende a unos 34.000 millones de euros.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA