Sánchez y Casado escenifican sus diferencias y alejan cualquier acuerdo

Pedro Sánchez y Pablo Casado
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Pablo Casado, han escenificado sus diferencias tras el encuentro de una hora y media que han mantenido este lunes en el Palacio de la Moncloa. Una reunión de que la que no ha salido ningún acuerdo. Todo lo contrario, ha servido para que se dediquen nuevos reproches.

Nuevo encuentro y mismo resultado. Lejos de acercar posturas, Sánchez y Casado se han alejado aún más. Esta reunión, han afirmado fuentes del Ejecutivo minutos después de terminar la misma, “ha evidenciado que el PP no ha variado ninguna de sus posiciones, a pesar de su responsabilidad como principal partido de la oposición”.

Los populares siguen instalados “en el bloqueo”, ha lamentado Moncloa, que ha destacado que pese a ello el presidente del Gobierno de coalición “mantiene su compromiso de que esta sea la legislatura del diálogo entre las fuerzas políticas”. Y es que, en la mesa hay temas que requieren que se desbloqueen, como la financiación autonómica, el Pacto de Toledo o la renovación de puestos en organismos de gran transcendencia para el país.

Por su parte, Casado ha tenido la mano a Sánchez garantizándole su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado siempre y cuando rompa con los independentistas. “Si rompe con los independentistas, aquí tiene al PP para sentarse a hablar de los problemas reales de la gente”. Y es que, el popular insiste en hacer de esta cuestión, la catalana, el eje de su oposición. “La pelota está en el tejado de Sánchez”, ha sostenido el popular en una rueda de prensa en Moncloa en la que le ha trasladado que tiene que elegir entre pactar con los separatistas o con los que quieren llegar a un acuerdo por España-

El líder del PP ha exigido también que renuncie a la mesa entre el Gobierno y Generalitat y ha reclamado que no modifique el Código Penal y que dé un paso atrás y no nombre a la exministra Dolores Delgado como fiscal general del Estado.

Toda una serie de peticiones que el jefe del Ejecutivo ha rechazado, algo de lo que ya era consciente el propio líder del PP antes de esta cita. Y es que, las posturas de ambos están muy alejadas y esta cita únicamente ha servido para poner esto de manifiesto.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA