Romeva asume el «dolor» del 155 y el causado a quienes no compartieron la unilateralidad

El exconseller de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia de la Generalitat y preso del 'Procés', Raül Romeva
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El exconseller de Acción Exterior de la Generalitat Raül Romeva ha afirmado este martes que asume el «dolor» provocado por la aplicación del artículo 155, pero también el que el Govern que impulsó el 1-O provocó en todos aquellos que no compartían la estrategia que llevó a la declaración unilateral de independencia de Cataluña de otoño de 2017.

«Los hechos de aquel otoño han causado dolor. No tengo inconveniente en afirmar de una manera clara sin ambigüedad que hace demasiado tiempo el dolor está presente en diferentes formatos, hay que reconocerlo todo», ha dicho en la comisión de investigación sobre los efectos del 155 del Parlament, a la que ha acudido desde la cárcel de Lledoners.

Y ha concretado el doble dolor del que habla: «El de la gente que, por no compartir determinados planteamientos, no se le tenía en cuenta –no compartió o no entendió o no vio claro lo que en ese momento se hizo y protagonizamos–«, y también el dolor que afirma que causó el 155.

Ha subrayado que «es innegable que el 155 provocó dolor añadido al sufrido unas semanas antes, el 1-O, en forma de porras; una creciente represión que todavía no ha terminado», ha defendido, tras tachar de error la intervención del autogobierno de Cataluña de aquel otoño.

Romeva ha insistido en que «el 155 ha sido un error, un acto de cobardía política y un fracaso» y, si bien acepta que los independentistas no han conseguido su objetivo, ha defendido que los que impulsaron la intervención del autogobierno tampoco lo ha conseguido.

«La motivación del 155 no tiene nada que ver con el cumplimiento de la ley. En absoluto. La ley es importante evidentemente; solo faltaría. Pero esto no va de leyes. Va de un Estado que tiene miedo, que es cobarde y que no tiene el coraje suficiente de confrontar y confrontarse con gente que no piensa como él», ha criticado.

Para Romeva, ese 155 buscaba «atemorizar» primero a los que impulsaron el 1-O, después a los que lo amparaban desde el Parlament legislando a su favor y por último al resto de la ciudadanía, y el exconseller ha sostenido que no se ha conseguido porque el objetivo independentista sigue intacto como tal.

«Es un hecho que no tenemos la independencia, pero ellos tampoco han conseguido su objetivo. Estamos en una situación de empate técnico. De acuerdo. No hemos ganado. Ellos tampoco. Cuando uno no tiene la posibilidad de imponerse al otro, solo hay una solución: hablar y llegar a acuerdos», y ha defendido que eso es hacer política.

También ha destacado que algunos de quienes impulsaron el 155 han abandonado la política: «Hoy no están haciendo política ni Rajoy ni Sáenz de Santamaría ni un tal Albert Rivera. Nosotros ni por un instante hemos dejado de hacer política, aunque se nos quiera esconder».

DELEGACIONES CATALANAS

Además ha defendido la actuación de las delegaciones del Govern en el exterior, reivindicando «sin fisuras todo lo que han hecho desde el punto de vista político que además se ha hecho desde la estricta legalidad».

«En ningún caso la acción exterior se ha hecho vulnerando ni las leyes ni la Constitución ni mucho menos el Estatut. Otra cosa es que haya una parte del Estado, que ha impulsado esta causa general, que no quiere que es explique» lo que Romeva considera que ha sucedido en Cataluña.