Robótica industrial: todo lo que debes saber

Robótica industrial

Robótica industrial

La automatización de los procesos se ha convertido en el principal objetivo de las empresas hoy en día. La robótica industrial ha ayudado en gran medida a que esto pueda ser posible, después de todo, este tipo de tecnología ofrece diferentes ventajas a quienes logran emplearla en sus áreas de producción.

Si estás interesado en todo lo relacionado con la robótica en la industria o a los brazos robóticos, podrás responder todas tus preguntas a través de este texto.

¿Cómo se incorpora la robótica dentro de la industria?

La industria cuenta con numerosas tareas repetitivas para la producción en serie, procesos necesarios dentro de cualquier cadena de producción. Sin embargo, los trabajadores que las desempeñan suelen presentar problemas de salud a largo plazo, ya sea por agotamiento, accidentes laborales o de salud.

Las tareas repetitivas han sido una de las principales causas por lesiones en el trabajo, debido a que es una tarea que necesita un movimiento constante y cíclico.

Ante esta hecho, los cobots han sido una alternativa más que favorable. Introducidos principalmente para suplir la mano de obra que se exponía a estas labores, pero con el paso del tiempo se ha visto el potencial de la robótica industrial, ya que ofrece mayores beneficios.

¿Qué es un brazo robótico?

Una cobot o brazo robótico es una máquina programable y construida con materiales resistentes que puede realizar acciones según las instrucciones que le indique su dueño. Su principal objetivo es trabajar de la mano con el personal humano dentro de una cadena de producción. Es de ahí de donde surge el nombre de “robot colaborativo”.

Esta expresión se utilizó por primera vez en el año 1999 que surge de la fusión entre dos términos: colaboración y robot.

A diferencia de los robots, los brazos colaborativos son máquinas fácilmente programables y sencillas de utilizar. Vienen de maravilla a la industria debido a que los mismos empleados pueden manipular sus instrucciones para adaptarlos al trabajo según las circunstancias del entorno.

Desde su creación, los cobots se han desempeñado en el entorno industrial, y más que una máquina de movimientos repetitivos, es un implemento esencial de la automatización.

Su aplicación en el campo laboral y las cadenas productivas han logrado un aumento de velocidad y eficiencia en la fabricación, así como otras ventajas importantes.

¿Qué beneficios ofrece la robótica industrial?

Como leíste con anterioridad, los cobots suelen ofrecer una serie de beneficios significativos dentro del área laboral. Es por ello que la robótica industrial consigue brindar lo siguiente:

  • La automatización de los procesos, conseguir que las tareas más simples, pero repetitivas se desarrollen con rapidez y eficiencia.
  • Al ser brazos muy precisos, permiten reducir el margen de error de forma directa e indirecta.
  • Pueden trabajar en condiciones en las que una persona no podría, como en sitios calurosos o con olores fuertes. Asimismo, evita que los empleados se expongan a estas condiciones, evitando accidentes y gastos adicionales.
  • Los brazos colaborativos pueden trabajar de modo consecutivo sin presentar fallas o daños. Es decir, logran mantenerse funcionando por horas, aumentando la velocidad de producción.

Características de los brazos robóticos – Funcionalidades

Un brazo robótico se caracteriza por reunir ciertos aspectos que además los diferencian de un robot convencional, dichas cualidades son:

  • La tecnología robótica industrial permite que no haga falta el conocimiento de programación para establecer las instrucciones de los brazos robóticos. De esta forma, puede ser manipulado con facilidad.
  • La instalación es otra ventaja importante, ya que cuenta con un método sencillo para colocar un cobot en funcionamiento, ahorrando tiempo valioso.
  • Los brazos robóticos son flexibles, lo que permite ahorrar espacio, pero también pueden acoplarse a diferentes tareas dentro de la industria sin tener que cambiar su diseño.

Todo esto con el fin de brindar los mejores resultados en su aplicación, así como para adaptarse a las diferentes tareas a las que pueden ser asignados.