Robles tilda de “caótica” la situación en Kabul con avalanchas de 20.000 afganos que buscan entrar en el aeropuerto

La ministra de Defensa, Margarita Robles

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La ministra de Defensa, Margarita Robles, definió este domingo la situación en el aeropuerto de Kabul de “caótica” con más de 20.000 personas que intentan entrar para escapar de Afganistán en uno de los vuelos militares operados por los países occidentales, lo que provoca frecuentes “avalanchas” y cierres de puertas que incrementan la “situación dramática” que ya viven los ciudadanos por la llegada de los talibanes al poder.

Así lo expuso ante los medios de comunicación durante una visita a la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid), adonde esta noche va a llegar un cuarto vuelo operado por España con 177 afganos evacuados esta misma madrugada de Kabul. Entre ellos hay 110 colaboradores de las Fuerza Armadas españolas y 67 cooperantes de las de Estados Unidos.

Robles describió el “drama humanitario” que se vive en Kabul con miles de personas tratando de huir por el miedo a los talibanes y que se agolpan en los alrededores del aeropuerto para intentar entrar en uno de los vuelos militares internacionales. Señaló que los afganos hacen cualquier cosa con tal de salir de su país, ya que “es tal el miedo, el terror y la ansiedad” que abandonan sus casas sin nada para tratar de sobrevivir.

Visiblemente emocionada, la ministra admitió que sacar a más gente de Afganistán “no depende de nosotros, depende de los americanos”, que son quienes están garantizando la seguridad del aeropuerto y organizando los vuelos porque tanto los controladores afganos salieron huyendo el fin de semana pasada cuando el presidente Ashraf Ghani abandonó el país.

Con muchos colaboradores de España aún pendientes de ser evacuados junto a sus familias, Robles les transmitió como consejo “que no desistan, que se queden en las puertas” del aeropuerto y que griten “¡España, España!” o enseñen una bandera rojigualda o alguna tela roja para que los soldados de las Fuerzas Armadas puedan ayudarles.

EN MANOS DE ESTADOS UNIDOS

Por su parte, el jefe del Estado Mayor de la Defensa, el almirante Teodoro López Calderón, expuso ante los periodistas que de momento no se pueden realizar incursiones en la ciudad para rescatar a los colaboradores afganos, por lo que tienen que ser ellos “por su cuenta” los que se trasladen al aeropuerto.

El jemad detalló que en ese camino tienen que pasar varios “check point” creados por los talibanes, en los que piden salvoconductos o documentación para comprobar que las personas que quieren pasar realmente van al aeropuerto a coger un vuelo. Para reducir el peligro, el Ministerio de Exteriores se encarga de elaborar una documentación que envía a los interesados indicándoles al mismo tiempo la puerta a la que deben dirigirse para conseguir llegar a los aviones.

No obstante, advirtió de que las puertas están cambiando a lo largo de los días porque la seguridad va cambiando en función de las avalanchas de personas que se agolpan ante ellas. También reconoció que la lista de personas a evacuar no para de crecer porque “cada cinco minutos nos pide ayuda gente que quiere salir”.

El jemad destacó que España está haciendo todo lo que puede con sus medios para sacar al mayor número de afganos pero asumió, al mismo tiempo, de que “en el momento en el que ellos [los estadounidenses] decidan que esto se acaba, no tenemos más remedio que acabar nosotros” porque la seguridad y operatividad del aeropuerto de Kabul la garantiza la administración de Joe Biden.

La misión es “compleja” y el embajador en Afganistán, Gabriel Ferrán, permanece en el aeropuerto para tratar de ayudar en todas las gestiones, según informaron a Servimedia fuentes conocedoras de la situación en Kabul. A través del teléfono, intentan localizar a cada miembro de una familia, que en muchos de los casos se componen de alrededor de una docena de personas.

A los que aún no han podido salir, el almirante López Calderón les recomendó “que se mantengan atentos a las llamadas y que actúen en consecuencia” cuando les avisan y les den las indicaciones para tratar de salir.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA