Robles sitúa como director de la Política de Defensa al general que dirigió la ‘operación Balmis’

La ministra de Defensa, Margarita Robles

la ministra de Defensa, Margarita Robles.

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Consejo de Ministros aprobó este martes el nombramiento del general Fernando López del Pozo como nuevo director general de Política de Defensa. Se trata del general que dirigió desde el Mando de Operaciones la lucha de las Fuerzas Armadas contra el coronavirus durante toda la ‘operación Balmis’.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publica hoy el nombramiento de López del Pozo, general en la reserva, y cese de su predecesora, Elena Gómez Castro, quien ocupaba el cargo desde el año 2017.

La ministra Margarita Robles ha decidido así dar uno de los puestos más importantes del Ministerio al general que estuvo a la cabeza de la actuación militar contra el Covid-19 durante los meses más duros de la pandemia. López del Pozo era comandante del mando de Operaciones desde mayo de 2017 y en septiembre del pasado año pasó a la reserva, recoge Europa Press. Sin embargo, Robles ya le repescó entonces dándole un puesto en el Ministerio como subdirector general de Planes y Relaciones Internacionales de la Dirección General de Política de Defensa.

Ahora, ha decidido ascenderle al frente de la dirección general, el órgano encargado de la elaboración de las líneas generales y la coordinación de la participación del Departamento en las organizaciones internacionales de seguridad y defensa de las que España forma parte, y la elaboración de las líneas generales para la participación de otros departamentos ministeriales en la defensa.

También se encarga del desarrollo de la diplomacia de defensa y la contribución a la conducción de crisis y emergencias, según explica el Ministerio.

Al frente de la ‘operación Balmis’, bajo el mando del entonces JEMAD, el general Miguel Ángel Villarroya, el general López del Pozo dirigió la mayor actuación de las Fuerzas Armadas en tiempos de paz, con más de 20.000 actuaciones en todo el territorio.

Los militares asumieron entonces labores de desinfecciones, sobre todo en residencias de mayores, montaje de hospitales, transporte o traslado de fallecidos y enfermos.