Robles recuerda a Podemos que es Sánchez quien marca la política de estado

La ministra de Defensa, Margarita Robles, durante la entrevista con Europa Press
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ve normal que haya diferencias entre los dos partidos que forman la coalición de Gobierno, pero recuerda que las deliberaciones del Consejo de Ministros deben ser secretas y subraya que el presidente, Pedro Sánchez, es quien tiene la última palabra en las políticas de Estado.

“Yo siempre he dicho que la política de Gobierno la marca el presidente”, subraya en una entrevista con Europa Press, donde asume que PSOE y Unidas Podemos quieran mantener sus posiciones dentro de la coalición, pero insiste en que la voz final “la marca” el jefe del Ejecutivo. “El Gobierno es un órgano colegiado, pero las grandes decisiones de política y la política de Estado se marcan por el presidente del Gobierno”, reitera ante las discrepancias surgidas en el seno de la coalición.

Pero, además, tras haber salido a la luz algunos de los debates en el seno de la coalición, recuerda que las deliberaciones del Consejo de Ministros deben ser secretas y a ello se comprometen todos sus miembros cuando juran o prometen el cargo como miembros del Ejecutivo. Cuando dos partidos forman un Gobierno, Robles ve “evidente” que no estén “en sintonía” al cien por cien, pero cree que lo esencial “no es el debate” sino las decisiones que se adoptan finalmente. “Y en esas decisiones, el Gobierno tiene que aparecer como un único Gobierno”, sostiene.

Uno de sus roces públicos con el vicepresidente segundo y líder de Podemos, Pablo Iglesias, fue a raíz del gasto en material de defensa. Iglesias dijo en una entrevista que no veía conveniente la inversión en aviones de combate o tanques en plena pandemia; a lo que Robles contestó en una comparecencia en el Senado achacando al “desconocimiento” las críticas al gasto en material para las Fuerzas Armadas.

En la entrevista con la agencia, Robles asegura que, más allá de esas declaraciones públicas, nunca ha tenido ningún enfrentamiento en el seno del Gobierno por la política de Defensa y su gasto, que defiende como “absolutamente imprescindible” para modernizar las Fuerzas Armadas, pero además recuerda que genera miles de puestos de trabajo.

“Gracias a algunos programas de defensa se están creando puestos de trabajo en Galicia, en Asturias, en Andalucía o en Murcia. A veces cuando la gente critica el gasto en defensa tiene un desconocimiento de la realidad”, apunta.

Según explica, el objetivo de las Fuerzas Armadas es trabajar por la paz; pero además están creando “muchos puestos de trabajo” y favoreciendo la expansión internacional de la industria de defensa, aumentando su peso en Europa y favoreciendo el tejido productivo en España.

Las actuaciones fascistas en el Ejército son “mínimas y puntuales”

La ministra de Defensa defiende que las Fuerzas Armadas españolas son “modernas, democráticas” y “se mueven plenamente dentro de la Constitución”. Las actitudes fascistas o antidemocráticas las achaca a un “insignificante” grupo de militares retirados y actuaciones “mínimas y puntuales” dentro los efectivos en activo, que son sancionados en función del régimen militar.

“Como ministra de Defensa, mujer y demócrata, no puedo aceptar que sobre las Fuerzas Armadas se extienda la mínima sombra de duda”, avisa insistiendo en que sus 120.000 miembros están “plenamente comprometidos con la Constitución” y con la defensa de los más vulnerables, asumiendo funciones “que muchas veces otros no hacen”.