Rajoy y Trump se reúnen por primera vez con el apoyo de los españoles a la OTAN bajo mínimos

Avión militar
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Donald Trump y Mariano Rajoy van a estrechar sus manos por primera vez este jueves. Será en Bruselas, en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN que tiene previsto abordar el asunto del yihadismo y la inversión de cada país en la alianza. El tema Rusia no entrará a debate al tratarse de un tema demasiado espinoso para la actual administración norteamericana y por la falta de tiempo para poder ahondar en él sin generalidades.

Eso es al menos lo que aseguran varias fuentes comunitarias a diversos medios. La realidad es que la visita relámpago de Trump a la capital administrativa de Europa incluye una reunión matutina con los presidentes de la Comisión y el Consejo europeos, Jean-Claude Juncker y Donald Tusk, respectivamente, un almuerzo con el presidente francés, Emmanuel Macron, y una reunión vespertina con los miembros de la OTAN.

Será en este momento cuando Trump y Rajoy compartan sala. La idea del presidente de Estados Unidos es ser contundente con sus aliados para que se ‘alisten’ a una coalición internacional contra el Estado Islámico y para que aumenten la inversión nacional en Defensa al 2% del PIB de cada país.

España, en estos momentos, es uno de los países que menos invierte en este apartado. Concretamente, el Gobierno otorga un 0,9% de su riqueza a los gastos de Defensa. En la conversación telefónica de 15 minutos que mantuvieron Donald Trump y Mariano Rajoy en febrero de este año, el presidente estadounidense pidió mayores esfuerzos en este sentido. Algo que fue correspondido por el Ejecutivo español.

No obstante, Rajoy es consciente que Trump no pude pedirle pasar del 0,9% al 2% en una sociedad que padece los efectos de la crisis y que rechaza mayoritariamente los altos dispendios en Defensa.

España, país que menos aprecia la Alianza

De hecho, invertir en Defensa en España no está muy bien visto. Todos los gobiernos que lo hacen tratan de solaparlo o justificarlo de alguna manera. Un estudio del centro de investigación estadounidense PEW puede despejar la razón de esa opacidad: España es el país de la OTAN donde los ciudadanos más rechazan la Alianza.

Según el estudio, solamente el 45% de los españoles aprueba la pertenencia a la OTAN. Lejos de las cifras de Polonia y Holanda (ambas en un 79%). Alemania ocupa el tercer lugar de la lista con un 67%, seguido por Canadá (66%), Estados Unidos y Reino Unido (62%), y Francia (60%).

El dato de España, en clara caída en los últimos cinco años, choca con el del resto de países, que cada vez ven con mejores ojos la Alianza trasatlántica.

En términos de qué partes del espectro político apoyan a la OTAN, el informe de PWE revela que en Europa son los conservadores quienes aprueban la alianza mientras que en Estados Unidos es al revés. Es el de izquierdas y liberal quien apoya la OTAN.