Pfizer y Moderna subieron los precios a la UE en plena polémica por la vacuna de AstraZeneca

Vacunas

Vacunas de Pfizer. Autor: Pool Moncloa / Borja Puig de la Bellacasa

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Pfizer elevó el precio de su vacuna contra el Covid-19 en un 25% y Moderna en más de un 10% en los últimos contratos de suministro a la Unión Europea, según asegura Financial Times. Las renegociaciones al laza llegaron en momento en que Europa luchaba contra las interrupciones del suministro y las preocupaciones sobre los efectos secundarios de los productos rivales de AstraZeneca y Janssen.

En concreto, los términos de los acuerdos, alcanzados este año por un total de hasta 2.100 millones de inyecciones hasta 2023, se renegociaron después de que los datos del ensayo de fase 3 mostraran que sus vacunas de ARN mensajero tenían tasas de eficacia más altas que las inyecciones más baratas desarrolladas por Oxford y AstraZeneca y Johnson & Johnson.

Así, el nuevo precio de una dosis de Pfizer subió hasta los 19,50 euros frente a los 15,50 euros anteriores, según partes de los contratos vistos por Financial Times.

El precio de la inyección de Moderna fue de 25,50 dólares, según muestran también los contratos, por encima de lo que las personas familiarizadas con el asunto dijeron que era de alrededor de  19 euros (22,60 dólares) en el primer acuerdo de adquisición. No obstante, finalmente fue más bajo que los 28,50 dólares acordados en un primero momento después de que la UE aumentase el pedido, señala el diario británico, que cita a un funcionario cercano a las negociaciones.

Este funcionario asegura al diario británico que las empresas habían capitalizado su poder de mercado y desplegado la “retórica farmacéutica habitual… Las vacunas funcionan, por lo que aumentaron el ‘valor’”.

AstraZeneca y Janssen

Los contratos de la UE se concretaron en un momento complejo en el proceso de vacunación del bloque comunitario, con problemas de suministro de AstraZeneca y Janssen y al mismo tiempo con las autoridades sanitarias investigaron un presunto vínculo entre estas inyecciones y casos de trombos.

Bruselas también se enfrentaba en esos momentos a las críticas de algunos países miembro, entre ellos Austria, que acusaban a la Comisión Europea de una distribución de las vacunas “injusta”, argumentando que el sistema de la UE había dejado a algunos países con escasez de suministro.

Los funcionarios dijeron que la comisión y los gobiernos de la UE habían acordado pagar un precio más alto para asegurar suministros probados de las plantas de fabricación europeas. El nuevo precio de Pfizer es el mismo que el acordado a principios de año con un avance de 10 millones de dosis, dijeron las autoridades.

La semana pasada, Pfizer elevó su ‘guidance’ para los ingresos anuales por vacunas en casi un tercio hasta 33.500 millones de dólares, después de que las ventas de su vacuna ayudaran a casi duplicar los ingresos en el segundo trimestre.

El presidente ejecutivo, Albert Bourla, aseguró que los precios para los países de ingresos más altos eran “comparables”, mientras que los países de ingresos medios cobraban aproximadamente la mitad y los países de ingresos más bajos pagaban los costes.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA