Las agencias de rating mantienen un perfil muy bajo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Dos años después del estallido de la crisis de las subprime la nueva arquitectura de la supervisión financiera internacional sigue por hacer. De hecho, aunque hay multitud de comisiones, foros de expertos y disertaciones literarias sobre este apasionante tema, las autoridades mundiales no han tomado una sola medida concreta en este ámbito, ni global, ni nacional, ni regional. Simplemente ninguna. La ambigüedad de la situación podría volver a permitir a las agencias de rating salir indemnes de la situación como tantas otras veces. Ellas son el último eslabón de la cadena y mientras llega la ola hay tiempo para huir.

Sin embargo, se trata de una filial del lobby financiero también muy poderosa y capaz de elaborar argumentarios muy precisos para eludir las acusaciones a las que se enfrenta. Por ahora su defensa lanza un par de ideas muy contundentes: no hace falta más regulación, sólo mejores ratings. Pero, ¿cómo van a elaborarse ratings adecuados con toda la presión política y empresarial que soportan las pobres agencias? He ahí la cuestión…, dicen.