OHL vuelve a poner en duda los 4 euros con un beneficio un 66% más raquítico

Junta de accionistas de OHL
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

OHL sufre en Bolsa la digestión de sus cuentas trimestrales. La concesionaria ha publicado un beneficio de 8,3 millones de euros, un 66,5% menos que hace un año, que se ha traducido en caídas de más del 4% en Bolsa. Un retroceso suficiente para que su gráfica haya puesto a poner en duda la reconquista de los 4,00 euros por acción.

La compañía que preside Juan Villar Mir de Fuentes ha justificado el brusco retroceso en la cifra final de su balance por el impacto positivo de ventas de activos que registró a lo largo del primer trimestre del pasado ejercicio. No obstante, la cifra de negocio de OHL cayó un 7,3% frente al primer trimestre del año pasado, al quedarse en 886,8 millones de euros debido al retroceso del área de construcción.

El beneficio bruto de explotación o Ebitda arroja la nota positiva al haber mejorado un 22,7% hasta los 324 millones de euros. En este caso, el repunte se atribuye al incremento del negocio de concesiones a pesar de la devaluación que han experimentado frente al euro algunas de las divisas de los mercados internacionales en los que opera el grupo.

La deuda neta de la compañía ha engrosado en los tres primeros meses del año un 14,5% respecto al registro que marcó al cierre de este periodo el año pasado. Actualmente se sitúa en 3.332,4 millones de euros, de los que 993,2 millones de euros es pasivo con recurso, un 32,7% más que hace un año.

A pesar del veredicto del mercado, el consejero delegado del grupo, Tomás García, ha explicado que las cifras se encuentran en línea con los objetivos que se han marcado para el conjunto del ejercicio. Entre estos, destaca el de conseguir que al cierre de este 2017 se consiga aumentar ventas en un 30%.

Distancias frente a las sospechas de corrupción

Por lo que se refiere a la supuesta implicación de la compañía en tramas de corrupción política, especialmente a raíz de la investigación abierta contra el consejero y cuñado del presidente, Javier López Madrid, el primer ejecutivo de la firma ha reiterado su “estricta” vigilancia. Es así que ha subrayado que desde el año 2007 en el que se inician las sospechas sobre las actividades del dimitido miembro de su cúpula, OHL ha reforzado su departamento de auditoría, además de crear uno de control interno.