Nuevo verano de cierre de camas hospitalarias en Madrid con las urgencias desbordadas

Cama de hospital

Cama de hospital.

Un verano más los hospitales de la Comunidad de Madrid cerrarán camas. Algo que por ser habitual no es menos preocupante. Y es que, se reduce así la capacidad asistencial en un momento en el que las urgencias están desbordadas por la falta de sanitarios y el desmantelamiento de la Atención Primaria. La orden de mantener el cierre de los SUAP ha provocado un aumento en la atención en las urgencias.

Este verano, según afirma el Sindicato de Enfermería Satse, unas 1.800 camas cerrarán en los hospitales públicos del Servicio Madrileño de Salud (Sermas). El principal motivo “es la falta de enfermeras y enfermeros, imprescindibles para mantener los servicios funcionando”, señala, antes de incidir en que este nuevo recorte se produce en pleno repunte de casos de Covid-19 de la séptima ola.

El sindicato destaca que la Bolsa de Empleo de la que los centros se surte de profesionales “hace tiempo que está agotada” y la “alternativa” del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso a esta falta de sanitarios pasa, una vez más, por el cierre de camas. “Lo lógico es que las medidas fueran, en vez de cerrar camas, mejorar las condiciones laborales y profesionales de las enfermeras para que Madrid fuera un destino atractivo”, defiende Satse, que lamenta que lo que ocurre es “justo lo contrario”.

En su opinión, urge llevar a cabo un “Plan de Contingencia” que adapte la plantilla a “las necesidades reales” del Sermas y que dote económicamente al sistema de los “recursos necesarios para llevar a cabo el incremento de plantilla necesario”. Por ejemplo, a día de hoy las plantillas enfermeras “están bajo mínimos ya que hay numerosas profesionales con bajas por ansiedad, agotamiento o Covid persistente”. Respecto a las que permanecen en sus puestos de trabajo, continúa, “también están sometidas a una carga asistencial sin precedentes ya que tienen que seguir realizando sus cuidados con plantillas muy por debajo de lo recomendado por los organismos nacionales e internacionales”.

“Si en la Comunidad de Madrid tenemos las peores condiciones laborales y profesionales, las enfermeras emigran donde les ofrecen mejores condiciones, descapitalizándose el principal activo del Sermas”, advierte. De ahí que insista en que se dedique más dinero.

“Reapertura inmediata” de las urgencias de Primaria

La delicada situación que están viviendo los hospitales madrileños, cercanos a la saturación, se debe entre otros motivos, según colectivos sanitarios, a la decisión del Gobierno regional de mantener cerradas las urgencias de Atención Primaria. La gran mayoría de los SUAP de la comunidad no volverán a abrir sus puertas y de los que sí, en algunos no habrá ni médicos.

Ante esto, las organizaciones sindicales han alzado la voz y se suceden estos días las manifestaciones en la calle. CCOO, CSIT y UGT ya han anunciado que están valorando emprender acciones jurídicas contra este proceso.

Los Servicios de Urgencias de Atención Primaria “evitaban que el 90% de los casos que atendían acabaran en las urgencias de los hospitales”, recuerda Comisiones, que incide en que prestaban asistencia las 24 horas de los fines de semana y festivos, y las tardes y noches de lunes a viernes, cuando cerraban los centros de salud.

“Permitían salvar vidas”, defiende Alberto Ramírez enfermero del SUMMA 112, trabajador de un SUAP hasta que los cerraron, “por estar situados físicamente muy cerca de la ciudadanía y porque una respuesta rápida supone la diferencia entre la vida o la muerte en casos que requieren una actuación inmediata, tales como: sufrir un infarto”.

Para Manuel Rodríguez, secretario de Política Social de CCOO de Madrid, la “reorganización del sistema” anunciada por el Ejecutivo de Ayuso “supone otra agresión más a la sanidad pública madrileña”, que busca “empujar a la ciudadanía madrileña a contratar seguros sanitarios privados”.