Nuestra educación para la obra

Libro

Libro

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

¿Qué proponemos para el éxito de los afanes transicionales?

1º) la asunción apropiada de la metáfora transicional, 2º) la práctica de gobierno para ello, con base en una “Democracia Profesional”, y 3º) la disponibilidad de un proyecto explícito de país, tema de nuestro libro anterior, en 2010.

La metáfora apropiada: una efectiva transición

Hay muchos equívocos en la referencia y uso de ella. La gran mayoría desconoce o yerra. Un candidato presidencial venezolano –en el contexto actual- llegó a decir que no la necesitaba, porque como gobernador no le había hecho falta.

La práctica de gobierno aconsejable

Referimos otro componente de nuestro programa de trabajo: la conceptualización y revalorización de procesos elaborados en los ’90, con mucho reconocimiento y éxitos, para la GTZ alemana: ahora los llamamos “Democracia Profesional”.

Un proyecto explícito de país. No cualquier acción convencional

Expuesto simple: Algo así, y disculpen el recurso de pretensión matemática, como que: LA TRANSFORMACIÓN DESEADA = LA TRANSICIÓN APROPIADA + UNA DEMOCRACIA PROFESIONAL + UN PROYECTO TRANSICIONAL ESPECÍFICO.

No cualquier cambio, sino un preciso pedido al desempeño gubernamental

“El tipo de transformación deseada está expresado en nuestra metáfora conceptual integral: la Transición, Consolidación y Mantenimiento de Democracia y Mercado, en los términos presentados”. Es la denominación específica de lo que proponemos.

No cualquier manejo gubernamental

Lo específico, o relevante, para gobernar es la suficiencia de los medios: función de preferencias sociales, proyecto de transformación política, optimización del paquete de bienes públicos, efectiva prestación a los demandantes y evaluación/control.

Y resistir a la tentación del mercado político

Las transiciones son proyectos focales intencionales, dirigidos a un fin muy preciso, no cualquier gestión. Es de importancia capital entender que siguen una “lógica de oferta”. Tal cometido es armonizable con el respeto a las preferencias sociales.

Y, finalmente, no morir en primavera

La historia del Pacto de Puntofijo, en mi Venezuela, desechado sin madurar, debe servir de lección a los “normalizadores”. El reto transicional exige ser asumido hasta su consolidación y garantía de permanencia. Fallar se paga caro. Miren nuestro ejemplo.