www.elboletin.com

El Tesoro reduce en 15.000 millones de euros la emisión prevista para 2020

El secretario general del Tesoro, Carlos San Basilio, durante su intervención en la rueda de prensa sobre el papel del MEDE y el futuro de la Unión Económica y Monetaria
Ampliar
El secretario general del Tesoro, Carlos San Basilio, durante su intervención en la rueda de prensa sobre el papel del MEDE y el futuro de la Unión Económica y Monetaria (Foto: Oscar Cañas - Europa Press)

Las emisiones han registrado records de demanda y la participación de inversores internacionales sigue siendo elevada.

jueves 08 de octubre de 2020, 11:31h
El secretario general del Tesoro y Financiación Internacional, Carlos San Basilio, ha anunciado hoy que el Tesoro reducirá en 15.000 millones el volumen de financiación neto previsto para 2020. De esta forma la emisión neta será de 115.000 millones de euros y la financiación bruta ascenderá a 282.137 millones

El Tesoro Públicao explica que las buenas condiciones de financiación, así como la mejora en la evolución de los ingresos previstos, las amortizaciones anticipadas de las comunidades autónomas, la estimación prudente realizada en mayo, y la eficaz gestión del Tesoro han permitido reducir el volumen de financiación requerido este año.

El organismo revisó en mayo su programa anual para hacer frente a las necesidades adicionales de financiación derivadas de la puesta en marcha de medidas sociales y económicas para hacer frente al covid-19.

Asimismo, ha implementado distintas medidas para gestionar de manera eficiente el incremento de la financiación. El Tesoro ha aumentado el tamaño de las subastas y ha flexibilizado las condiciones para participar en la segunda vuelta. También se ha recurrido en mayor medida al procedimiento de sindicación bancaria, habiendo emitido un volumen nominal de 52.000 millones de euros a través de cinco emisiones.

Se han emitido nuevas referencias, destacando la emisión a 7 años realizada en marzo, que fue pionera en el mercado europeo, y la sindicación a 10 años realizada en abril, que fue la mayor de la historia del mercado de capitales y registró la demanda más alta recibida por cualquier emisor público o privado, hasta ese momento, para una sola referencia.

El esfuerzo de los últimos años de ampliar y profundizar la base inversora ha permitido que el peso de los inversores no residentes se mantenga en el 47%. Asimismo, a pesar del fuerte incremento de las inversiones, la ratio de cobertura se ha incrementado de forma notable, especialmente en los tramos más largos, lo que pone de manifiesto la confianza de los inversores.

El coste de la deuda se sitúa en mínimos históricos

El coste medio de las nuevas emisiones ha ido reduciéndose a lo largo del año y se sitúa en el 0,23%, nivel idéntico al de 2019. Esto ha permitido que el coste medio de la deuda en circulación haya seguido bajando y se sitúe en el 1,93%, lo que constituye un nuevo mínimo histórico. Todo ello ha sido posible al tiempo que sigue aumentando la vida media de la cartera de la Deuda del Estado a niveles máximos, situándose actualmente en 7,75 años.

A pesar del incremento de las necesidades de financiación, la reducción de los costes va a permitir que disminuya el pago de intereses y se contenga el esfuerzo requerido para atender a su pago.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios