www.elboletin.com

La deuda externa de España alcanza el 167% del PIB, por encima de los dos billones de euros

Banco de España
Ampliar
Banco de España (Foto: Jaime Pozas)

La posición de inversión internacional neta de España tuvo un saldo deudor de 965.000 millones de euros (80,6% del PIB) en el tercer trimestre de 2018.

miércoles 26 de diciembre de 2018, 11:04h

La posición de inversión internacional neta de España tuvo un saldo negativo de 965.000 millones de euros (80,6% del PIB) en el tercer trimestre de 2018, frente a los 981.000 millones (82,7%) registrados en el trimestre anterior, según las cifras publicadas hoy por el Banco de España.

La capacidad de financiación, medida por el saldo conjunto de las cuentas corriente y de capital, alcanzó, tras las revisiones que incorpora la balanza de pagos trimestral, 3.300 millones en el tercer trimestre de 2018, superávit inferior al registrado un año antes (7.200 millones). En términos acumulados de cuatro trimestres, la capacidad de financiación fue de 17.300 millones (1,4% del PIB), comparados con los 24.200 millones acumulados en el conjunto de 2017 (2,1% del PIB).

La PII neta excluyendo el Banco de España alcanzó los -751.000 millones en el tercer trimestre de 2018, saldo deudor inferior al observado tres meses antes (-762.000). La aportación de las transacciones financieras del período a la variación de la posición fue de -800 millones, resultado de un aumento neto de los pasivos contraídos frente a no residentes superior al de la adquisición neta de activos exteriores.

Así, en este trimestre, la disminución de la posición deudora neta fue ocasionada por los otros flujos, que registraron un variación neta positiva de 11.200 millones, a causa, fundamentalmente, de las reducciones de valor de los instrumentos emitidos por residentes en manos de no residentes, incluidos en los pasivos, que fue superior a la de los incluidos en los activos y solo parcialmente compensada por el impacto negativo de la apreciación del euro frente a algunas de las divisas en las que están denominados parte de los activos exteriores.

La posición neta de la inversión directa se situó en el tercer trimestre en -97.500 millones frente a -89.600 millones del trimestre previo, resultado de una contribución negativa de las transacciones así como de los otros flujos. El signo negativo del saldo neto de las transacciones fue producto de un incremento neto de los pasivos contraídos frente a no residentes superior al experimentado por los activos exteriores. La contribución negativa de los otros flujos vino determinada, esencialmente, por el impacto de la apreciación del euro, señala la institución que dirige Pablo Hernández de Cos.

La inversión de cartera, excluido el Banco de España, registró una disminución de su posición neta deudora, pasando de -537.000 millones en el segundo trimestre de 2018 a -525.000 millones en el tercero. Esta reducción vino motivada, fundamentalmente, por el saldo positivo de los otros flujos, el cual se vio compensado parcialmente, por la variación neta negativa de las transacciones. El efecto positivo de los otros flujos se explica fundamentalmente por las caídas de valor de los instrumentos emitidos por los residentes.

La otra inversión, excluido el Banco de España, experimentó una variación hacia una posición menos deudora al alcanzar -122.000 millones en el tercer trimestre de 2018, frente a -127.000 millones observados a finales del trimestre anterior. Este resultado se produjo esencialmente por el saldo positivo de las transacciones, al aumentar en términos netos los activos exteriores mientras que la variación neta de los pasivos contraídos fue prácticamente nula.

Finalmente, el saldo neto del Banco de España frente al exterior alcanzó en septiembre los -214.000 millones, frente a los -220.000 millones de finales de junio de 2018. La deuda externa bruta de España se situó en 2,004 billones (167,4% del PIB) en el tercer trimestre de 2018, por encima de los 1,995 billones (168,2% del PIB) que alcanzó tres meses antes.

Por componentes, el déficit de la balanza de bienes aumentó hasta los 10.100 millones en el tercer trimestre de 2018, comparado con el de 7.300 millones registrado un año antes. En el caso de los servicios, su saldo positivo alcanzó los 17.800 millones en el tercer trimestre del 2018, inferior a los 19.100 millones del tercer trimestre de 2017. Dentro de los servicios, la partida de turismo y viajes registró un superávit de 15.000 millones, ligeramente inferior al del mismo trimestre del año anterior. El superávit de los servicios no turísticos – donde se encuentran, entre otros, el transporte, los servicios financieros, los de seguro, los informáticos y otros servicios empresariales– descendió hasta los 2.800 millones, frente a los 3.400 millones de un año antes.

La renta primaria redujo su déficit en el tercer trimestre de 2018 (1.500 millones) en 300 millones con respecto al mismo trimestre de 2017. El déficit de la renta secundaria, por su parte, se situó en 3.600 millones, superando el observado en el tercer trimestre de 2017 (3.300 millones). Finalmente, la cuenta de capital arrojó un superávit de 700 millones.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de EL BOLETIN

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.