www.elboletin.com

Inflará alquileres sin aumentar la oferta: la crítica más repetida al Plan de Vivienda de Rajoy

Vivienda en constucción
Ampliar
Vivienda en constucción

Tanto la oposición como el sector inmobiliario consideran que el programa de Fomento no estimula a los propietarios para que saquen viviendas al mercado del alquiler.

lunes 12 de marzo de 2018, 12:35h

El nuevo Plan de Vivienda 2018-2021 que aprobó el viernes el Consejo de Ministros recibe críticas en todos los frentes: incluso del sector privado, teóricamente beneficiado por ayudas directas a la construcción de viviendas en alquiler. La mayoría de los análisis vertidos hasta el momento recuerdan que el PP fue muy crítico con las ayudas directas a la vivienda de la época de Zapatero. Sin embargo, el Ejecutivo de Mariano Rajoy acomete ahora un plan con la misma base y el agravante de un contexto de fuertes subidas de rentas de alquiler.

Esa presión es la piedra angular de los primeros análisis del programa del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. “¿De qué sirve que se den ayudas al alquiler cuando en algunas ciudades escasean los pisos donde sería posible emplear esas ayudas?”, ha cuestionado la socialista Beatriz Corredor.

El sector inmobiliario teme que haya propietarios que decidan subir las rentas al renovar los contratos para beneficiarse indirectamente de las ayudas que reciben sus arrendatarios, riesgo del que advierten portales como Fotocasa, Idealista o pisos.com.

Este lunes, En Comú Podem ha registrado la petición de comparecencia del ministro de Fomento en el Congreso: critican que el presupuesto previsto supone recortes de hasta el 70% en una década, coincidiendo con “la peor crisis habitacional”.

Pero vuelven al mismo punto: la oferta de pisos en alquiler. Consideran que la propuesta del Gobierno de Rajoy es “que promotores privados construyan sin asegurar que los pisos nuevos vayan destinados a un parque público de vivienda, y tampoco se han preocupado de regular los precios abusivos del alquiler”.

También hoy informa de su postura la PAH, muy crítica y con enfado por el anuncio de este plan tras el rechazo del Ejecutivo a la ley presentada por el colectivo antidesahucios: “El Plan del PP va destinado a subvencionar la construcción de nuevas viviendas destinadas al alquiler, cuando en España, y según el INE hay más de 3 millones de casas cerradas”.

La plataforma, como otras voces, no encuentra en el plan medidas para lograr que más viviendas salgan al mercado del alquiler: “Según todos los expertos que se han pronunciado, este plan, lejos, no ya de solucionar, sino simplemente de aliviar el problema, va empeorar mucho las cosas especialmente, en los precios del alquiler, actualmente en fase de burbuja, ya que va a incrementar la demanda sin tocar la oferta, por lo que los precios se dispararán aún más”.

Temen que esa hipotéctica subida de rentas afecte “a los precios de alquileres sociales comprometidos con familias desahuciadas que, si reciben ayudas, irán a parar a las cuentas de resultados de los bancos que las desahuciaron”.

Según recoge Idealista, el secretario general de la Asociación de Promotores y Constructores de España (APCE), Daniel Cuervo, considera que “el plan no incentiva de ninguna manera a los propietarios de viviendas para que se destinen al alquiler, por lo que la oferta seguirá limitada y los precios elevados”.

También recoge la opinión de Rubén Cózar, director de residencial de Foro Consultores: “Dado el incremento de precios, subir las ayudas a los alquileres permitirá que muchos jóvenes puedan independizarse. Pero aquí hay un problema: hay poca oferta de vivienda en alquiler donde la gente quiere vivir y sobra en otras. Estas ayudas deberían centrarse en aquellas zonas donde tiene más difícil salida la vivienda en alquiler. Si no, se terminará inflando más los precios donde ya hay demanda”, concreta.

“Transferencia de 1.443 millones públicos a bolsillos privados”

El plan contempla ayudas al alquiler a menores de 35 años y mayores de 65 con ingresos familiares inferiores a 22.558 euros/anuales en 14 pagas -es decir tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM). Las ayudas directas serán de hasta el 50% de las rentas de alquiler que no superen los 600 euros y en casos de grandes ciudades encarecidas, los 900 euros.

Pero además, la forma en que el Ejecutivo ha decidido fomentar la ampliación del parque se basa en ayudas a la construcción de viviendas en alquiler que por primera vez subvencionarán a promotoras privadas: construidas con ayudas públicas, las viviendas deberán destinarse al alquiler durante un plazo mínimo de 25 años. Las constructoras podrán acceder a subvenciones de hasta 36.750 euros por vivienda.

Para la PAH supone una “transferencia de 1.443 millones de euros públicos a los bolsillos privados de constructores y grandes tenedores de vivienda para alquiler, sin que se cree el imprescindible Parque Público de Vivienda, ya que los propietarios de las casas seguirán siendo los mismos”. Vaticinan que “al acabar el plan habremos gastado todo ese dinero, no habremos solucionado nada y unos pocos serán mucho más ricos. Además, cuando las ayudas al alquiler, que son por un máximo de 3 años caduquen, y los precios se hayan inflamado aún más, las familias no podrán hacer frente a las renovaciones, y sus propietarios y la LAU les pondrán de nuevo en la calle”, denuncian.

UGT, por su parte, ha valorado de manera positiva que el plan aborde las dificultades para acceder a una vivienda de los jóvenes, los mayores de 65 años y las personas en situación de desahucio. Pero critica que deja fuera a a colectivos vulnerables como víctimas de violencia de género, población extranjera y también a las familias con todos o parte de sus miembros en situación de desempleo.

“La única forma de frenar la subida es construir más”

El precio del alquiler se ha disparado en España un 24% en un año. En comunidades como País Vasco, Madrid y Baleares el salario mínimo no alcanza para pagar el alquiler medio y 2017 fue el año en que cayeron los desahucios por impago de hipotecas mientras aumentaban los lanzamientos por no poder hacer frente a la renta del alquiler.

Desde el Gobierno defienden el plan porque “la única forma de frenar la subida del alquiler es construir más”, según ha explicado este lunes el director general de vivienda, Antonio Aguilar.

En una entrevista en Cadena Ser ha negado que el plan implique un aumento de precios: “El efecto inflacionista se produce cuando las ayudas eran fijas pero cuando estamos hablando de ayudas en términos porcentuales no es así”, explica.

A pesar de ello, no ha respondido a la pregunta de si el Gobierno contempla alguna herramienta para controlar que las subvenciones no provoquen un aumento de precios. Se limita a atribuir las subidas únicamente a la falta de vivienda: “El incremento de la demanda no se está viendo acompañado por un aumento de la oferta”.

Cree que la influencia del turismo es clave porque esta situación se produce en Madrid, Barcelona, Baleares y Canarias: “No puede ser que se pare la construcción de vivienda en las principales ciudades españolas porque los precios seguirán subiendo si la oferta no acompaña a la demanda”.

Violeta Muñoz

Hago la información de Madrid y a veces escribo sobre Derechos Humanos y Europa. Pro transparencia pública y rendición de cuentas.

Google Plus de El Boletin

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de EL BOLETIN

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.