www.elboletin.com

Telefónica y KPN llevan a los tribunales al regulador alemán

martes 24 de noviembre de 2009, 00:00h
Telefónica y KPN han presentado una demanda en el Tribunal Administrativo de Colonia contra el regulador de las telecomunicaciones de Alemania por considerar que dicho organismo las ha discriminado en el proceso de subasta de espectro de telefonía móvil, el mayor desde 2000.

Alemania ha decidido que sólo repartirá entre tres operadoras las nuevas frecuencias que permitirán ofrecer banda ancha de calidad y con buena cobertura. Puesto que hay cuatro compañías en el país, una se quedará fuera de juego y lo más probable es que no sean Deutsche Telekom y Vodafone, los más grandes y con más capacidad financiera, sino los más pequeños: Telefónica o KPN.

La española y la holandesa han asegurado a EL BOLETÍN que no están de acuerdo con las reglas de la subasta que adjudicará el año que viene las frecuencias que quedarán libres tras el apagón analógico (el denominado dividendo digital).

Incluso la Comisión Europea ha instado al regulador que considere su decisión porque discrimina a Telefónica, que opera en el país con la marca O2 y a KPN, cuya marca es E-Plus. Pero el organismo germano no parece dispuesto a cambiar de opinión. Hace unos días defendió sus planes y aseguró que no dañan la competencia.

Para cualquiera de ellas, quedarse sin frecuencias supondría en la práctica desaparecer del mercado, así que están peleando por todos los medios para cambiar las reglas de la subasta. Pero si no lo consiguen ya se están planteando alternativas y una de ellas podría ser acudir juntas, lo que aumentaría su capacidad financiera y les permitiría reducir costes.

“Sería inteligente que Telefónica y nosotros mismos miráramos este asunto de forma conjunta”, dijo hace unos días el primer ejecutivo de KPN, Ad Scheepbouwer, a los inversores reunidos en el encuentro anual del sector que organiza Morgan Stanley en Barcelona. La operadora holandesa también se plantea un acuerdo para compartir redes con O2, que ayudaría a rebajar los gastos y a ganar eficiencia. Telefónica no ha querido hacer comentarios a este diario sobre ambas opciones, aunque en el pasado la compañía se mostró favorable a pactos para compartir infraestructuras.

Nueve años después del intento de fusión de Telefónica con KPN, ambas compañías siguen por caminos separados, aunque comparten intereses comunes. En 2000, la fallida operación provocó la destitución del entonces presidente de la operadora española, Juan Villalonga, tras ser desautorizado por el núcleo de accionistas. En ese año, César Alierta le sustituyó y su gestión ha convertido a Telefónica en uno de los mayores grupos de telecomunicaciones del mundo.

JP Morgan afirmó hoy en un informe que los “sólidos “ resultados de Telefónica en el tercer trimestre del año, aportan “confianza” en la capacidad de generar caja de la compañía y de que cumpla con sus expectativas a corto plazo. Además, el banco estadounidense resaltó que la estrategia de la compañía de invertir en clientes y centrarse en el crecimiento de la actividad comercial es la “correcta”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de EL BOLETIN

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.