Justicia Universal

El PP mete el acelerador para limitar la Justicia Universal ante las críticas de la toda oposición

Alberto Ruiz-Gallardón, ministro de Justicia

El PNV ve «vergonzoso» que el PP tenga tanta prisa para modificar sin pactar una ley orgánica. El Partido Popular ha dado un nuevo paso para que se acelere aún más la tramitación parlamentaria de la reforma de la justicia universal y forzará la celebración de una sesión plenaria el jueves de la próxima semana para que el Congreso apruebe la controvertida reforma.

Si hace unos días pidió acortar los plazos de enmiendas y que su proposición de ley se aprobase en una única sesión plenaria, este martes el PP ha dado otra vuelta de tuerca y ha impuesto que ese Pleno se celebre la próxima semana, nada más terminar el Debate sobre el estado de la Nación.

De esta forma, los nuevos límites a la jurisdicción universal de la Justicia española podrían estar en vigor en marzo, un mes antes de lo que se barajaba este mismo lunes, y como se aplicarán con carácter retroactivo se acelerará el archivo de una serie de causas abiertas en la Audiencia Nacional como las de la muerte del cámara José Couso en la Guerra de Irak, por la que se investiga a militares estadounidenses, o el genocidio en el Tibet, por el que se han cursado órdenes de detención de mandatarios chinos, tal y como señala Europa Press.

En la Junta de Portavoces, la oposición ha unido sus voces para rechazar las prisas del PP.

Antes de la reunión de la Junta de Portavoces, el del PNV Aitor Esteban, ha tachado de “vergonzoso e inaceptable” las prisas del PP para tramitar su reforma de la justicia universal, que finalmente se debatirá el jueves de la próxima semana en lectura única, y ha denunciado que el objetivo del partido mayoritario sea no pactar “absolutamente nada”.

En declaraciones a los periodistas, Esteban ha criticado la urgencia del PP para debatir una iniciativa que, dada su naturaleza, el Reglamento no aconseja un trámite exprés, sobre todo porque modifica una ley orgánica.

A su juicio, la celeridad que exige el PP para llevar al Pleno su iniciativa, que se discutirá justo al término del Debate sobre el estado de la Nación, no persigue otra finalidad que sacar adelante su reforma sin pactar.

“Se ve claramente que el objetivo no es negociar. Es cargarse la justicia universal –ha dicho–. Si ya se habían plegado y se habían agachado ante los poderes internacionales y económicos, pues ahora un doble pliego. Es verdaderamente vergonzoso lo que está haciendo el PP”.

Más información