Las últimas revelaciones apuntan a una posible financiación ilegal del PP gallego

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Pablo Crespo, ex secretario de Organización del PP de Galicia y uno de los presuntos cabecillas de la trama Gürtel, que permanece en prisión, reconoció a su abogado que existían gastos e ingresos sin justificar en las cuentas de su partido en Galicia entre 1996 y 1999. Así queda reflejado en una conversación que fue grabada durante su estancia en prisión por mandato judicial y que se incluye entre la documentación del sumario del ‘caso Gürtel’ cuyo secreto se ha levantado hoy.

En la conversación, Crespo señala que guardó en una caja de seguridad en Pontevedra toda la información económica durante los años en los que fue secretario de Organización del partido en Galicia y reconoce que en esos documentos hay una relación de ingresos y gastos “sin especificar quién ingresaba”.

Esta información se conoce el mismo día en el que el diario El País asegura que la investigación de la trama implica al presidente del Parlamento de Castilla y León, el ex consejero de Fomento, José Manuel Fernández Santiago (PP), en la adjudicación supuestamente irregular de una autovía a la constructora Teconsa. El informe, según el diario de Prisa, detalla que la empresa pagó 72.000 euros en comisiones a Correa, quien distribuyó posteriormente el dinero entre cargos del PP.

De esta manera, los principales feudos del PP aparecerían relacionados con la trama Gürtel, junto a Valencia y Madrid.

Novedades

La información contenida en el tercio del sumario que se ha revelado hoy contiene nuevos detalles de la forma de operar de la trama de Correa.

El sumario recoge que Correa y Crespo eligieron a “sus abogados en función de sus contactos dentro de los órganos judiciales”. En este sentido, en una de las conversaciones con su letrado, de 24 febrero de 2009, Crespo muestra sus preferencias por que la causa la llevara el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ante la posibilidad de tener contactos con personas de este órgano judicial.

Entre los 17.000 folios también queda constancia de la correspondencia que Crespo mantuvo con otros imputados, como Álvaro Pérez ‘El Bigotes’, a quien en una de las misivas le transmite todo su ánimo y escribe textualmente: “Esto es un montaje político”.

A pesar de que Rajoy ha asegurado que la relación con empresas de la trama concluyó cuando llegó a la dirección del PP, en 2003, los documentos del sumario apuntan a que los vínculos se extendieron hasta 2005. Según informa la Cadena SER, en el sumario se incluye una factura que demostraría que los populares contrataron a Special Events con motivo del referéndum para la aprobación del Tratado Constitucional de la UE que se celebró en febrero de 2005.

Tras conocer los últimos datos del sumario, Rajoy animó hoy a su partido a “escuchar a los ciudadanos, gobernar bien, hacer buena oposición y olvidarse de todo lo demás”.