Barajas se llena de basura dos días antes de que arranque Fitur

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La basura sigue acumulándose en las terminales T1, T2 y T3 del aeropuerto Madrid-Barajas por la huelga indefinida de trabajadores de limpieza, iniciada el pasado viernes en protesta por los 54 nuevos despidos que llevará a cabo Pilsa, concesionaria de dicho servicio. Esta madrugada se han sumado a la protesta los trabajadores del la T4, dependientes de la empresa Eulen, que quiere bajarles el salario un 40%.

Barajas se llena de basura cuando solo faltan dos días para que arranque Fitur, la Feria Internacional de Turismo, que abrirá sus puertas del 30 de enero al 3 de febrero.

La de la terminal 4 se convocó el pasado 29 de diciembre, después de que en una reunión la dirección de Eulen reiterara a los representantes de los empleados su intención de aplicar el artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores y modificar sustancialmente las condiciones laborales.

Además, se negó a suspender las sanciones impuestas a cinco trabajadores durante los paros realizados los pasados 21, 22 y 23 de diciembre.

En un principio, estaba previsto que la huelga comenzara el 17 de enero, fecha que el Comité de Empresa, la USO y el resto de sindicatos presentes en dicho comité acordaron aplazar “de cara a agotar todas las vías de negociación posibles y con el ánimo de evitar molestias a los usuarios del Aeropuerto de Madrid-Barajas”, pero no ha sido posible el acuerdo, según recoge Efe.

La empresa pretende bajar un 40 % el sueldo a la plantilla y aplicarles el convenio sectorial de limpieza de edificios y locales de la Comunidad de Madrid, con lo que además perderán las mejoras de su convenio.

El presidente del comité de empresa ha explicado que se trata de una reducción “de unos 400 a 500 euros al mes a trabajadores que cobran una media de 1.200 euros», mientras que en el caso de los empleados del fin de semana el recorte «será de unos 300 euros, cuando cobran entre 800 y 900 euros». La empresa justifica la rebaja salarial por la decisión del ente público AENA de reducir un 20% la cuantía del contrato en la prórroga de la gestión del servicio durante 2013.

Esta decisión afecta a Eulen (con 300 trabajadores), pero también a la empresa Pilsa, que opera con 250 empleados los servicios de limpieza de la T1, T2 y T3, y a Valoriza, que cuenta con 150 limpiadores y se encarga del edificio Satélite de la T4.