Los trabajadores de los grandes almacenes se movilizarán contra las propuestas de la patronal

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los empleados de las grandes superficies han decidido responder en la calle a las propuestas planteadas por la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (ANGED) durante la negociación del convenio colectivo. Los sindicatos han convocado diversas manifestaciones por toda España para rechazar las rebajas de sueldo de hasta el 20% y la supresión de varias pagas extra.

Estas movilizaciones comenzarán este mismo jueves, 24 de enero, coincidiendo con la tercera reunión entre sindicatos y patronal para tratar el acuerdo marco que regulará las relaciones laborales durante los próximos cuatro años. Según informa Europa Press, los trabajadores de grandes almacenes de Valladolid serán los primeros en protestar frente al Corte Inglés de la calle Constitución.

Por su parte, en Navarra los empleados de los grandes almacenes se concentrarán frente a la sede de la Confederación de Empresarios regional (CEN). Las próximas movilizaciones se han convocado en Cantabria, para el 28 de enero y los días 5 y 15 de febrero, mientras que en Madrid se está preparando una protesta que se desarrollará el 31 de enero, aunque todavía no hay nada concretado.

ANGED, además de una rebaja en el sueldo que podría llegar al 20% y de la eliminación de dos pagas extra, como ha recogido EL BOLETÍN, pretende también aumentar la jornada anual en 56 horas, hasta alcanzar las 1.826, así como ‘pagar’ con un día libre por cada domingo o festivo trabajado, eliminando así la retribución extra vinculada a esa jornada.

Asimismo, según ha denunciado la Federación de Trabajadores Independientes del Comercio (Fetico), la patronal pretende cambiar el acuerdo sobre las vacaciones para que sean los empresarios los que decidan los periodos de disfrute. También habría propuesto que los trabajadores dejen de cobrar por determinadas licencias, es decir, los días libres que se conceden a los empleados por cuestiones como el nacimiento de un hijo, el fallecimiento de un familiar, por casarse o para hacer el examen de conducir. Estos días se pagaban, pero a partir de ahora los empresarios quieren no abonarlos y obligar a los trabajadores a recuperarlos.