La patronal española de casinos carga contra Cospedal por suavizar la ley para ‘robar’ clientes a Eurovegas

María Dolores de Cospedal, presidenta de Castilla La Mancha
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

A María Dolores de Cospedal podría no salirle tan bien como espera su idea de modificar la Ley de Juego de Castilla-La Mancha para favorecer la instalación de casinos en la frontera con Madrid, y así tratar de ‘robar’ clientes a Eurovegas. La Asociación Española de Casinos de Juego (AECJ) se ha levantado contra esta medida, ya que al suavizar las condiciones para la creación de estos locales permitirá la “proliferación de juegos de azar sin control ni supervisión”.

Concretamente, la presidenta manchega ha anunciado que con la nueva ley no será necesaria una autorización administrativa previa para abrir nuevos establecimientos ni se exigirá al personal empleado en los casinos contar con un documento profesional. Algo que para la AECJ, según ha informado en una nota de prensa, haría que el resto de salas de juegos de España quedasen “en una situación de desventaja competitiva” y pondría además “en riesgo la unidad de mercado”.

El intento de Cospedal de “expandir los juegos de azar sin control” es muy peligrosa porque de llevarse a cabo podría “extenderse a otras comunidades” con el riesgo de que España acabase por tener “más de 3.000 casinos, tres veces más que en toda Europa y el doble que en EEUU”, señala esta asociación.

Asimismo, la AECJ carga contra la idea de la secretaria general del PP de suprimir los salones de juegos y salas de bingo tradicionales para crear un nuevo tipo de locales en los que tendrán cabida nuevos juegos y apuestas. En este sentido, el colectivo critica que el “bingo, las apuestas, la ruleta americana, el veintiuno o ‘black jack’, el póquer, la instalación y explotación de máquinas de juego o apuestas y los juegos de conocimiento, estrategia, habilidad o destreza y complementarios” se aúnen en un solo local.

Esto “obedece sólo a intereses a corto plazo y trastoca gravemente la política general de juego, diseñada para garantizar la defensa de los consumidores y la protección de los colectivos más vulnerables al juego”, indica el comunicado, que advierte además que podría contribuir al “blanqueo de capitales” al eliminar los controles que la administración ha exigido a los casinos hasta ahora.

Cospedal parece dispuesta a evitar que los manchegos aficionados al juego y las apuestas se desplacen a Madrid, tanto a los casinos ya existentes (Aranjuez o Torrelodones) como al próximo macrocomplejo que construirá Sheldon Adelson. Por ello ha decidido suavizar la ley para aprovechar, como dijo ayer EL BOLETÍN, la instalación de Eurovegas en la capital.