El antiguo socio de Urdangarín pone en peligro la campaña de imagen del Rey implicando a la princesa ‘Corinna’

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Unos correos electrónicos aportados por Diego Torres al juez del ‘caso Urdangarín’ desvelan cómo el Instituto Nóos gestionó la participación en el Valencia Summit 2004 de Corinna Sayn Wittgenstein, la amiga que acompañó al rey en su cacería en Botsuana. Estas revelaciones, que se conocen tras el levantamiento parcial del secreto de sumario, amenazan con hacer fracasar la campaña de imagen impulsada por la Casa Real hace unos meses.

El rey no comienza con buen pie el año, ya que este jarro de agua fría se une a la entrevista que concedió hace unos días a Jesús Hermida, pactada, amable, sin entrar en asuntos polémicos, que tampoco ha colaborado en el éxito de la campaña. Renovación de la web, canal en YouTube, cambios en la escenografía del mensaje de Nochebuena,… Todas las iniciativas puestas en marcha para mejorar la maltrecha imagen de la Monarquía podrían ser en balde.

Según el diario El País, los correos electrónicos aportados por el socio de Iñaki Urdangarín revelan una serie de conversaciones entre un empleado de Nóos (Francisco Larrey) y la princesa Corinna en un tono de confianza. En uno de los mensajes, dirigido a Larrey, la princesa alemana le agradece la “fantástica organización” del evento, el primero de los que contrató la Generalitat de Francisco Camps con la empresa de Urdangarín.

“Pasamos unos días fantásticos”, reconoce la amiga del rey, mientras que el empleado de Nóos le contesta diciendo que es una “mujer encantadora”, le da las gracias por su asistencia y la invita a asistir el próximo año.

Por aquellas fechas, finales de 2004, la princesa Corinna ya había entablado una amistad con el monarca, aunque esta relación no se conoció hasta el polémico viaje a Botsuana, tras el cual don Juan Carlos tuvo que pedir perdón.