Cifuentes y Botella, enfrentadas de nuevo: esta vez por la Cabalgata de Reyes

Cristina Cifuentes, delegada del Gobierno en Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La ‘guerra’ entre Cristina Cifuentes y Ana Botella parece no tener fin. El enfrentamiento que desde hace meses protagonizan ambas dirigentes populares cuenta ya con un nuevo capítulo, esta vez por las Cabalgatas de Reyes de los barrios de Villaverde, Carabanchel y Hortaleza. Aunque la alcaldesa de Madrid había denegado el permiso para llevar a cabo estos desfiles alegando que al coincidir con la del centro no había suficientes efectivos policiales, la delegada del Gobierno en la capital ha dado su ‘autorización’ para que se lleven a cabo.

Según han explicado a EL BOLETÍN fuentes de la Delegación, hace unos días recibieron una solicitud de las asociaciones de vecinos de estos barrios para celebrar sendas manifestaciones contra la supresión de las Cabalgatas. Tras analizarla y comprobar que no había motivo legal para prohibir estas protestas, el departamento que dirige Cristina Cifuentes “tomó conocimiento” de que se iban a realizar, es decir, las ‘autorizó’.

Y, aunque la Delegación ha dado su visto bueno a estas manifestaciones, no se va a oponer a que finalmente se realicen las cabalgatas. Esas mismas fuentes han explicado que ellos han autorizado la celebración de una marcha de gente con un determinado recorrido y que “la forma en que se materialice” no es tan importante ya que al fin y al cabo una manifestación y una cabalgata “son lo mismo”.

Ante la llamada de este diario, el consistorio no estaba disponible para comentar dicha información, aunque las asociaciones de vecinos de estos barrios ya han anunciado que celebrarán sus desfiles el 5 de enero, como venían haciendo cada año. Aseguran que “el Ayuntamiento pretendía destinar todos los medios a una cabalgata organizada por grandes empresas privadas donde la participación vecinal es inexistente, y privar a los niños y niñas de los barrios periféricos de la ocasión de ver el paso de los Reyes Magos por sus calles”, aunque no lo ha conseguido.

Ahora, han señalado fuentes de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), queda en manos de la Delegación ‘pactar’ con el Ayuntamiento los efectivos policiales que éste debe enviar, y si no es posible como dijo el consistorio que dirige Botella, creen que Cifuentes enviará a la Policía Nacional como hace en las manifestaciones.

Con esta decisión la delegada del Gobierno en Madrid ha comenzado el nuevo año reactivando el peculiar enfrentamiento que mantiene con Botella, y que arrastran desde hace meses. La bronca entre ambas dirigentes comenzó el pasado septiembre, tras el choque que se produjo entre la Policía y los jóvenes asistentes al Festival MTV Beach Madrid.

La delegada del Gobierno defendió entonces que la actuación de los agentes en los incidentes entre las fuerzas del orden y grupos de jóvenes ‘pasados de alcohol’ en el ‘macroconcierto’, y cargó contra el Ayuntamiento por autorizar los botellones en las inmediaciones del recinto donde tuvo lugar el evento.

Poco después, fue Botella la que criticó a Cifuentes por el número de manifestaciones que se celebran en la capital. La alcaldesa instó a la delegada del Gobierno a no ‘autorizar’ tantas protestas alegando que era el Ayuntamiento el que tenía que correr con los gastos de seguridad y limpieza, lo que abrió de nuevo las tensiones entre ambas populares madrileñas.

Y también la tragedia del Madrid Arena fue motivo de discusión entre Botella y Cifuentes. La delegada no tardón en asegurar que su parte en el desalojo y control de lo ocurrido en el recinto donde se celebrara la fiesta de Halloween en la que fallecieron cinco chicas se llevó a cabo de forma adecuada y que gracias a ella se evitó “un mal mayor”, unas declaraciones que llegaron en medio del aluvión de críticas que le llovían a la alcaldesa por su gestión de este suceso.